La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

 

Sistema de defensa de la estructura psicópata I

• Miedo básico de la estructura: miedo a no ser amado, a perder poder e influencia, miedo a perder la aprobación de los demás, a no ser perfecto, miedo a perder prestigio, a ser traicionado.

• Carga emocional: orgullo, arrogancia, necesidad de ser amado, necesidad de popularidad, falta de confianza en sí mismo, polarización sobre sí mismo, egoísmo.

• Sistema de defensa: seducción, manipulación, realización de proezas, actuación extraordinaria, importancia de la imagen que proyecta, necesidad de influir en los demás, falsedad, perfeccionismo.

• Declaración de la estructura: «Yo soy único, el más guapo; el más interesante, fijaos en mí, admiradme, amadme siempre y, sobre todo, no me traicionéis jamás».

 

Describiremos aquí de forma global diversas pautas de comportamiento inducidas por distintas dinámicas, aunque habrá que tener presente que existen muchísimos matices, algunos de ellos en extremo sutiles. En líneas generales, podemos distinguir dos tipos de psicópatas:

 

Los «grandes psicópatas»

Son individuos que tienen mucho talento; su evolución interior y el desarrollo de su personalidad son superiores al de la mayoría de la gente. De hecho tienen algo especial. Normalmente han sido niños precoces, brillantes, muy por encima de la media. Si están atrapados en la estructura, su talento hará crecer su orgullo, y lo utilizarán para obtener influencia y poder, para dominar y poseer a los demás, y para adquirir popularidad (intentando que todo el mundo los admire y los quiera).

 

Los «pequeños psicópatas»

Son individuos con menos talento, pero creen e intentan hacer creer a los demás que son especiales, únicos, que tienen gran valía. Su conducta es menos exuberante que la de los precedentes (inevitablemente, puesto que tienen menos medios), pero están atrapados en una dinámica similar. Como tienen pocos talentos reales, su prioridad consistirá en hacerse querer y en intentar que los demás reconozcan la valía que creen tener. Cuanto más reducido sea su talento, y mayores sus fracasos, tanto más presuntuosos serán. Siempre están buscando caminos, en forma de personas o grupos, por pequeños que sean, por los que puedan obtener un poco de reconocimiento e influencia. Con frecuencia es el hermano de un superdotado que ha triunfado de verdad y con el que está compitiendo en su interior durante toda su vida.

 

También podemos distinguir entre psicópata extravertido y psicópata introvertido.

Los psicópatas extrovertidos, activos

Son exuberantes, ocupan mucho espacio; no pasan desapercibidos. Son descarados y atrevidos, no les da miedo llamar la atención ni exponerse a las miradas de los demás, ni realizar acciones fuera de lo común. Los dirige el deseo de parecer y de ser amados cueste lo que cueste, ése es el origen de su audacia. Las personas atrapadas en la estructura psicópata y con mucho talento se encuentran por lo general en esta categoría, aunque también pertenecen a ella algunas menos dotadas.

 

Los psicópatas introvertidos, pasivos

En ellos está más presente el miedo. La falta de la propia estima es más evidente, y la puesta en escena de la seducción, más discreta. También ellos harán cualquier cosa para ser amados, pero lo harán más bien negándose a sí mismos; con tal de obtener un poco de admiración y amor son capaces de prostituirse, real o simbólicamente. Son personas muy amables, tan amables y adorables que no puede uno por menos de quererlas, al menos durante algún tiempo. Los psicópatas menos dotados, con un ego menos fuerte, se encontrarán a menudo en esta categoría. Se encuentra esta estructura tanto en hombres como en mujeres, pero es más frecuente entre estas últimas, lo que se comprende fácilmente porque la presión social condiciona a la mujer hacia la seducción y la pasividad.

Algunas de las características que vamos a describir se aplican más a un tipo de psicópatas, otras a otro. Entre ambos, todos los matices son posibles. Pero las raíces de la estructura son las mismas para todos ellos.

Antes de exponer las líneas generales del comportamiento inducido por esta estructura, vamos a concretar en la continuación de este espacio la dinámica interna generada por su sistema de defensa, lo que nos permitirá comprender mejor las pautas de comportamiento de las que hablaremos después.

 

 

Menú de este tema

Home