La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

 

LA RELACIÓN CON EL PODER

Es la dificultad fundamental de esta estructura; se presenta bajo la forma de resistencia al poder.

La dinámica sumisión-rebelión (negación del propio poder —miedo— o resistencia al poder de los demás —cólera—) desempeña aquí un papel importante; es la piedra de toque de la estructura, y da lugar a reacciones muy fuertes frente al poder.

Observemos que, si es evidente que no hay ni poder ni libertad en la sumisión, tampoco lo hay en la rebelión. Cuando uno es rebelde, no hace lo que quiere; hace, simplemente, lo contrario de lo que quieren los demás. Se actúa en función de los demás en vez de actuar con independencia, es decir, en función de la propia libertad. En el camino hacia la transformación, tras una larga etapa de sumisión, a veces se ha de pasar por otra de rebelión; es una etapa intermedia en el camino hacia el propio poder. Sin embargo, esta etapa de rebelión debe ser temporal, y ha de llevar a alcanzar al fin una auténtica independencia.

La estructura maso odia el poder, el propio (a causa de las experiencias pasadas como verdugo) y el de los demás (a causa de las experiencias pasadas como víctima). No intentará, pues, tener poder directo, sino más bien combatirlo. El maso reaccionará constantemente contra la autoridad, que proyecta ciegamente sobre todo y sobre todos. Algunas veces es muy justo combatir ciertas formas de poder; pero el maso no tiene ese discernimiento. La motivación que tiene el maso para combatir el poder, cualquiera que sea la forma bajo la que se presente, no es una motivación inteligente y objetiva, sino traumáticay automática y, por lo tanto, ciega, y, en consecuencia, ineficaz. La violencia que el maso combate no es más que el reflejo de la que lleva en sí mismo, y sólo puede generar más violencia.

Hemos observado una curiosa dinámica del maso, y es que se encuentra a menudo en el papel de salvador. Al parecer, proteger a las pobres víctimas frente al mundo ingrato y cruel que hace sufrir a los inocentes es un exutorio a su propia rabia. Por desgracia, será incapaz de devolverles el poder a las víctimas que «salva», puesto que él mismo no está en contacto con su propio poder. Al contrario, alimentará el rencor y la cólera contra los malvados que han abusado de ellas y no hará más que alimentar su sentimiento de impotencia, lo que las hundirá aún más en sus sufrimientos.

El maso percibe a los demás según tres categorías:

• las víctimas que él quiere salvar,

• los verdugos, gentes malvadas, ingratas, que no respetan al otro, que él quiere destruir,

• los ídolos sobre los que proyecta sus ideales, pero que, tarde o temprano, incluirá en la categoría de verdugos (cualquiera que sea la calidad de la persona idealizada) cuando se imponga en él el mecanismo de la crítica y de la agresividad.

 

Considerando el maso que el mundo está dividido en dos partes —las pobres víctimas indefensas y los grandes malvados—, la persona atrapada en esta estructura no puede ayudar a nadie a encontrar su poder. Al contrario, como su consciencia está anclada en el sentimiento de impotencia, haga lo que haga, quita poder a todo el mundo.

 

 

Menú de este tema

Home