La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

 

LA RELACIÓN CON EL PODER

Como el mecanismo del esquizo tiende a desconectar al ser humano de la realidad y hacerlo huir de las relaciones humanas, lógicamente no induce una búsqueda de poder, ni sobre las personas ni sobre las cosas. Lo lleva incluso a negar el suyo propio, porque tener poder es estar en condiciones de crear en el mundo cosas concretas, de actuar, solo y con los demás, de implicarse, de manifestarse; y, como el miedo inconsciente es demasiado grande, la persona permanece lejos de todo y de todos. Para no tener que afrontar las dificultades de la vida, el esquizo se niega a tomar las riendas de su propio poder.

El de los demás, autoritario o no, real o imaginario, lo esquivará, eso es todo. Es decir, que o bien desaparecerá física, o al menos psicológicamente: se someterá en apariencia, pero desconectará de la situación evadiéndose en sus sueños o mediante una actitud de desprecio.

En un grupo, una estructura esquizo es un peso muerto que se resiste a la creación y a la manifestación concreta, a menudo con hermosas teorías o explicaciones que justifican el hecho de no actuar. En ese sentido, se resiste al poder de creación de los
demás.

En cualquier situación, el esquizo limita mucho el poder, el suyo y el de los demás, pero  a él eso le da exactamente igual.

 

 

Menú de este tema

Home