La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

Cualidades del hemisferio cerebral izquierdo superior

Queremos llamar especialmente la atención respecto a algunas cualidades del hemisferio cerebral izquierdo que suelen olvidarse en el camino interior. Es cierto que tanto la sensibilidad, que debe ser cada vez mayor, como la apertura de corazón son esenciales. Pero, si la sensibilidad y la apertura de corazón no están totalmente dominadas, conducirán con frecuencia a un exceso de emotividad. Algunas cualidades del hemisferio superior izquierdo son buenas bazas para equilibrar el proceso. El ego emocional tendrá tendencia a resistirse a su desarrollo, que considera a menudo, sin razón, como extrañas al desarrollo espiritual. Las personas emocionales detestan la mente inteligente, como el caballo detesta momentáneamente al cochero que quiere domarlo... Sin embargo, esas cualidades son unos parapetos que garantizan la autenticidad, la objetividad, el equilibrio y el rigor indispensables en el camino.

Entre las cualidades del hemisferio cerebral izquierdo superior mencionemos las siguientes:

— intelecto desarrollado, rico y abierto
— capacidad de concentración
— capacidad de reflexión inteligente
— capacidad de razonamiento claro y objetivo
— rigor
— fuerza de voluntad
— orden
— claridad de pensamiento
— disciplina
— equilibrio
— entereza
— silencio y control emocional
— potencia de acción
— realismo inteligente
— claridad de visión.


En los grandes arrebatos de amor y de luz que puede uno tener en el camino de la transformación (si es muy hemisferio derecho) puede desdeñar, incluso olvidar esas cualidades que, no obstante, son fundamentales para adquirir el dominio de uno mismo y esenciales para desarrollar el poder creador inteligente. Todas esas cualidades son aspectos de la mente superior que denotan su dominio e independencia respecto a los mecanismos emocionales de la mente inferior. Llevan a un dominio inteligente y respetuoso de los tres mundos, y hacen del cochero un buen instrumento de la voluntad del Ser.

Así que practicar en la vida cotidiana todo lo que sirva para desarrollar esas cualidades no puede por menos de favorecernos. Pueden practicarse, por ejemplo, a través del estudio de un campo que nos interese. Se puede observar que el estudio avanzado de las matemáticas, entre otros, es muy útil para desarrollar el razonamiento objetivo, el rigor y la intuición superior. Pueden practicarse también a través de la lectura, de la reflexión, de la escritura y de otras actividades que desarrollen el intelecto y la capacidad de concentración. Desgraciadamente, suelen ser ignoradas en el camino espiritual, a pesar de ser muy útiles.

La sociedad actual no estimula el desarrollo del intelecto en su mejor aspecto; no hace más que formar cerebros robots. Que nuestros jóvenes, muchos de ellos hipnotizados por la televisión y los videojuegos, estén cada vez menos interesados en hacer algún esfuerzo intelectual, siquiera para leer un buen libro, es muy lamentable, porque baja el nivel del dominio mental de la población y mantiene a la gente en un estado emocional no controlado, sobre todo en los países desarrollados.

Ya hemos indicado en el capítulo anterior la importancia de la fuerza de voluntad, que se inscribe también en este entrenamiento.

Muchas personas que han emprendido un camino espiritual reaccionan contra el mundo ordinario, en apariencia frío y rígido, desdeñando unas cualidades del intelecto que consideran que forman parte de una consciencia inferior, confundiendo rigidez y dominio, mente automática y mente superior. No sólo limitan así su poder de transformación, sino también las posibilidades de que se instale en su propia vida y en el mundo la energía del Ser. No son cualidades fáciles de mantener pues el cuerpo emocional (hemisferio cerebral derecho inferior) se resiste a ellas. Es más fácil pasarlas por alto que intentar ponerlas en práctica en la vida cotidiana creyendo que, en el camino espiritual, está uno por encima de todo eso y sólo debe dejarse guiar por la intuición «divina» (que a menudo no es más que una reacción emocional).

Muchas disciplinas espirituales y de crecimiento personal trabajan fundamentalmente sobre el hemisferio cerebral derecho. Algunas, sin embargo, tienen como objetivo específico desarrollar algunas cualidades superiores del hemisferio izquierdo, en particular la fuerza de voluntad, por ejemplo, la práctica del Zen. Algunas de estas vías pueden parecerles áridas a algunas personas, pero conducen hasta el alma tanto como las disciplinas más «cálidas». Aunque también tienen sus trampas; aquí consistiría en quedarse atrapado en un intelecto frío y desconectado del corazón. Pero uno no tiene por qué caer en la trampa si permanece alerta, si es auténtico frente a sí mismo e integra las cualidades de los dos hemisferios. El conjunto forma entonces un todo eficaz y pleno de armonía.

La capacidad de observación y de análisis inteligente, unida a un corazón amante, son muy útiles, en particular para que uno permanezca consciente de sus propios mecanismos y practique la posición de testigo. El proceso consciente de cambio de contexto, que permite acceder a la mente superior, se apoya también en esas cualidades: objetividad, capacidad de análisis y comprensión inteligente (hemisferio izquierdo) y amante (hemisferio derecho). Ya vemos, pues, hasta qué punto esas cualidades del hemisferio cerebral izquierdo superior son fundamentales en el camino de la transformación; y por eso es importante practicarlas cotidianamente en las actividades que a cada uno más le convengan.

 

 

Menú de este tema

Home