La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

Conclusión

El establecimiento de relaciones humanas justas

La calidad de las relaciones que los seres humanos sean capaces de establecer entre sí es lo que dará fuerza a la renovación del planeta, calidad que emergerá naturalmente en cuanto haya un número suficiente de personas que vivan más en contacto con su alma. Insistimos, es la calidad de esas relaciones la que permitirá crear un mundo nuevo. Es imprescindible ser consciente de la importancia del establecimiento de relaciones humanas justas. De ellas nacerán las soluciones adecuadas a las dificultades actuales, tanto a nivel personal como social. Parece muy sencillo, pero es la clave que dará a la humanidad su libertad.

No es una utopía, sino una necesidad. Actualmente la lucha es muy dura; estamos viviendo un período decisivo para todo el género humano. El siglo XXI será recordado como una era de reconstrucción y de nueva creación si sabemos despertar a tiempo.


Sabemos que este momento es la mayor oportunidad que baya tenido nunca la humanidad, y que si los seres humanos consiguen triunfar de las dificultades por la fuerza de su alma y vencer el mal presente, entonces la evolución de la humanidad se verá mucho más acelerada de lo que se creía posible. Será una liberación iniciada y alcanzada por el propio ser humano. Tendrá tanto valor en la vida de la humanidad como tiene en la vida del discípulo individual. Nada debe quitar al ser humano esa posibilidad, nada debe robarle esa oportunidad. Los valores espirituales y eternos que adquiera tienen muchísima más importancia que las dificultades temporales.
 

El pasaje a un mundo nuevo requerirá algún tiempo, pues la consciencia no cambiará en un instante. Pero puede tener lugar con la suficiente rapidez como para que, en un plazo relativamente breve, produzca resultados concretos muy favorables para todos. El siglo XXI deberá ser un siglo de liberación de todas las tensiones pasadas, un siglo en el que se construya un mundo nuevo de paz y de colaboración. Eso es perfectamente posible si cada uno de nosotros hace cuanto puede para elevar su nivel de consciencia viviendo así en la libertad y en la belleza de su alma.

Este espacio Web es una humilde contribución a la construcción de unos cimientos internos sólidos para que el ser humano pueda crear ese mundo nuevo. La liberación de los mecanismos del ego y el contacto con el alma, que es lo que se pretende potenciar desde aquí, constituyen la base esencial para que las acciones llevadas a cabo en ese contexto creen un mundo de paz, de belleza y de amor, tanto a nivel personal como social. Es también la clave para que cada ser humano tenga oportunidad de encontrar en la Tierra su poder y su libertad.

 

 

Menú de este tema

Home