La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

No estar atado y aceptar no significa inacción
 
 

Aceptación dinámica y desprendimiento: no estar atado y aceptar no significa indiferencia.

Al contrario, el desprendimiento aporta, el amor verdadero.
 

Sólo se puede amar
incondicionalmente,
con espontaneidad y alegría,
cuando se tiene verdadero
desprendimiento.

 

La aceptación dinámica implica no estar atado a las expectativas, y, por lo tanto, supone el desprendimiento. El ego tiembla ante esa posibilidad, porque tiene un gran apego a las cosas y a las personas, y espera de los demás una reacción análoga. Puede uno creer que el desprendimiento, como la ausencia de deseos automáticos señalada en el espacio anterior, hará a las personas insensibles, frías, indiferentes, incapaces de “amar”. Cuesta mucho comprender que no estar atado a los deseos, y el consiguiente desprendimiento, no sólo proporciona la verdadera sensibilidad, sino también una gran capacidad de amar.

Pero precisamente es el desprendimiento y no estar atado lo que permite crear las más hermosas relaciones con los demás, relaciones de amor incondicional, de autonomía, de respeto, de alegría, de libertad. Se acabaron los dramas pasionales procedentes de los mecanismos del ego. El “amor-emoción” vivido por el ego es sólo un conjunto de exigencias, de expectativas, de reactivaciones emocionales. No estar atado permite experimentar la potencia del amor del alma sin bloqueos personales, sin ataduras inútiles y dolorosas. Permite amar verdaderamente, porque uno es libre y deja libre al otro.

Al ego le da pánico la simple idea de dejar libres a las demás personas. Le interesa tenerlos atadas como rehenes, para poder alimentarse de su energía. Eso es lo que se llama “amor” a nivel de la personalidad, pero sólo es apego.

Si queremos que nos guíe la mente superior, tendremos que aprender a vivir en ese estado de no resistencia, de aceptación dinámica, no estar atados frente a las exigencias del inconsciente, es decir, frente a lo que creemos (erróneamente) que más necesitamos en la vida. Veremos un poco más adelante qué es lo que tenemos que hacer para no estar atados, porque no es nada fácil.

Luego, la liberación del mecanismo inferior de la mente tiene además un impacto muy importante en el funcionamiento de la inteligencia.

 

 

Menú de este tema

Home