La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

La ceremonia de iniciación

Como una auténtica sociedad secreta, la Cosa Nostra, de origen eminentemente siciliano, cuenta con una ceremonia propia de iniciación que el periodista del diario parisino Libération, Fabrizio Calvi, atribuye a la influencia de los ritos iniciáticos de los Beati Paoli, una secta medieval de supuestos justicieros religiosos cuya sede se encuentra en la ciudad de Palermo.

La cosa, aún siendo el centro de una verdadera organización delictiva, hace jurar a sus nuevos miembros proteger a los débiles y eliminar las injusticias. A continuación, y cuando el neófito rinde juramento, el oficiante pregunta si acepta ingresar en la sociedad.

Tras la respuesta afirmativa, el iniciado pide a los testigos que le hieran en su mano izquierda, con la intención de manchar con su sangre una estampa con una imagen santa.

A continuación, éste procederá a quemarla pronunciando a su vez el juramento, que reza así: “Que mi carne arda como esta imagen piadosa si no respeto mi juramento”.

El investigador y periodista Eric Frattini recoge también en su estupendo libro Mafia, S.A. 100 Años de la Cosa Nostra, el texto del discurso para el ingreso en dicha sociedad secreta, que fuera desvelado por Jimmy Fratianno al convertirse en confidente del FBI: “Nos reunimos aquí para aceptar a un nuevo miembro. Ahora estás ingresando en la honorable sociedad de Cosa Nostra, la cual acoge solo a hombres de valor y lealtad. Entras vivo y sales muerto. La pistola y el puñal son los instrumentos mediante los cuales vives y mueres. Cosa Nostra está antes que cualquier otra cosa en la vida. Antes que la familia, antes que el país, antes que Dios. Cuando se te llame debes acudir aunque tu madre, tu esposa o tus hijos estén en su lecho de muerte. Hay dos leyes que debes obedecer sin titubear: nunca traicionarás los secretos de Cosa Nostra y nunca violarás o tocarás a la esposa o a los hijos de otros miembros. La violación de cualquiera de estas leyes significa la muerte sin juicio o advertencia. Levanta tu dedo y haz brotar una gota de sangre, ya que ésta simboliza tu nacimiento en nuestra familia. A partir de ahora somos uno hasta la muerte. Ahora eres un hombre hecho, un amico nostro, un soldado de la familia”.

 

 

Menú de este tema

Home