La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

EL BUEN AMO DE CASA

En estos tiempos tenebrosos, trabajar espiritualmente y desintegrar los egos es, ciertamente, poco habitual. Pero es algo indispensable, porque si no lo hacemos así somos, literalmente, devorados por la vida.

Cualquier trabajo espiritual que tenga el propósito de transformarse a sí mismo y a la sociedad en general se relaciona siempre con el ser consciente y el obrar apropiadamente en la vida de cada día. En este punto, es importante conocer que la vida intenta ejercer una fuerte influencia para que nos identifiquemos con todos los sucesos de la misma vida y derrochemos nuestras energías en deseos, emociones negativas, en vana palabrería mental. Si cedemos ante esta fuerza que nos lleva a la identificación perteneceremos al mundo de la mecanicidad. Entonces no podremos permitir que se desintegren los egos y que se desarrolle el alma.

Ciertamente quien quiera de verdad lograr en sí el desarrollo de la Esencia, debe saber cuando abrirse o cerrarse herméticamente a las fuerzas que hay en la vida. Esto se refiere a algo íntimo estrechamente relacionado con las puertas interiores del alma.

Este conocimiento viene de los antiguos tiempos, cuando se enseñaba secretamente una Doctrina sobre el desarrollo interior del ser humano que estaba vinculada con el nombre de Hermes. Si uno quiere que algo real crezca en su interioridad, está claro que debe evitar el escape o el acopio de sus energías psíquicas. Cuando uno tiene escapes de energía y no sabe cerrarse en su intimidad, no podrá lograr el desarrollo de algo real en sí mismo. La vida ordinaria común y corriente quiere devorarnos implacablemente; nosotros debemos trabajar en la vida diariamente, debemos aprender a nadar contra la corriente.

Este trabajo va en contra de de determinados planos de la misma vida, y se trata vivir de forma muy distinta a como vive el rebaño humano. Debemos vivir espiritualmente de instante en instante, porque si nuestra actitud hacia la vida diaria es equivocada; si creemos que todo debe marcharnos bien, así por que sí, vendrán los desengaños. Las gentes quieren que las cosas les salgan bien, "así porque sí", porque todo debe marchar de acuerdo con sus planes, pero la cruda realidad es diferente. En tanto uno no cambie interiormente, gústele o no le guste, será siempre víctima de las circunstancias.

Se dice y se escribe sobre la vida muchas estupideces sentimentales, pero el conocimiento que encuentras en el trabajo de La Página de la Vida es diferente. Nosotros vamos al grano, a los hechos concretos, claros y definitivos. Afirmamos que el ser humano actual es un animal intelectual, es un bípedo mecánico, inconsciente, dormido.

"El buen amo de casa" jamás aceptaría todo este conocimiento que exponemos: cumple con todos sus deberes como padre, esposo, etc., y por ello piensa de si mismo lo mejor. Sin embargo, sólo sirve a los fines de la naturaleza y eso es todo.

Por oposición, también existe "el buen amo de casa" que nada contra la corriente, que no quiere dejarse devorar por la vida. Pero, estos sujetos son muy escasos en el mundo, no abundan. Cuando uno reflexiona sobre este conocimiento que exponemos obtiene una correcta visión de la vida.

 

 

Menú de este tema

Home