EL BIOTIPO

El biotipo es el aspecto general de un sujeto de acuerdo a sus características somáticas o morfológicas y se basa en los datos que refleja su estructura corporal, en todo lo que se ve y se puede medir de su cuerpo. El psicotipo se refiere al conjunto de características psicológicas de un individuo.

Desde muy antiguo, se han hecho clasificaciones para encuadrar a todos los individuos por sus características morfológicas y psicológicas que reflejamos en el esquema final. De todas ellas las más eficaces, y en las que nos vamos a detener, han sido las que relacionan biotipo y psicotipo; son clasificaciones «mixtas» como la de Kretschmer y la de Sheldon, que han sido las más difundidas en medicina, psicología y psiquiatría.

La tipología de Kretschmer es la más empleada. Su creador se fijó que en los hospitales psiquiátricos los enfermos con esquizofrenia ocupaban una sala distinta a los que padecían psicosis maniaco-depresiva, y que el aspecto de unos y otros era totalmente diferente. Al profundizar en esta observación creó su tipología, que relaciona el tipo somático y psicológico presentando cada uno de ellos predilección por una determinada enfermedad. Distingue cuatro tipos:

— El tipo pícnico encaja con el aspecto de Sancho Panza, de talla baja y acentuado desarrollo de las cavidades corporales (cráneo, tórax y abdomen), tendencia a la acumulación de grasas, cuello grueso y corto, cara ancha, blanda y redondeada con frente amplia y tendencia a la calvicie precoz con caída del cabello en la parte superior del cráneo y conservación de una franja de pelo en las zonas temporales (laterales), lo que, combinado a la obesidad, da un aspecto redondeado. Se corresponde al temperamento ciclotímico que suele ser gente de buen humor, extrovertida, con facilidad para las relaciones interpersonales, con cambios acusados del estado de ánimo, que pasa rápidamente de la alegría a la tristeza.

— El tipo leptosómico presenta un aspecto «quijotesco», flaco, larguirucho, de silueta alargada, esqueleto grácil con marcado predominio del eje vertical, cabeza pequeña y nariz larga. Piel pálida y seca, hombros estrechos, cuello largo y delgado, miembros largos con poco desarrollo de la masa muscular y manos grandes y huesudas. El tórax es alargado, de esqueleto plano y las costillas bien visibles. El pelo es abundante y fino, pero la barba y el vello son escasos. Encaja con el temperamento esquizotímico, y suelen ser personas introvertidas, reservadas, de escasa sintonización afectiva, por lo que les cuesta mucho entablar relaciones interpersonales, estableciéndose con los otros una especie de barrera. No suelen tener cambios del estado de ánimo, pero tienden a la frialdad afectiva. Son tímidos, realistas, lógicos, teóricos y de una gran sensibilidad.

— El tipo atlético tiene un aspecto hercúleo con gran desarrollo del esqueleto y la musculatura. De estatura media-alta, hombros caídos, cráneo alto y estrecho y contorno de la cara en forma de óvalo, cuello alto y manos largas. Se corresponde al temperamento enequético, que corresponde a sujetos que hablan y piensan despacio, con tendencia a repetir las cosas una y otra vez sin abandonar el mismo tema de conversación; se les define como «pegajosos». Son fieles, constantes, tenaces y con una gran capacidad de trabajo, pero fácilmente irritables, aunque sus crisis de irritabilidad desaparecen rápidamente.

La tipología de Sheldon, al igual que la de Kretschmer, empareja rasgos morfológicos y psíquicos. Distingue tres tipos somáticos que empareja a tres temperamentos, pero que luego subclasifica hasta conformar somatotipos diferentes. Los tres básicos son:

— El tipo endomorfo (por predominar el tejido endodérmico embrionario) presenta un dominio de los órganos de la digestión y se corresponde al temperamento viscerotánico, que sitúa la comida en la parte más alta de su escala de valores. Es un sujeto ceremonioso, que sigue las fórmulas sociales y que tiene facilidad para relacionarse con los otros.

— El tipo mesomorfo (con predominio del tejido mesodérmico embrionario) tiene una poderosa musculatura y se corresponde al temperamento somatotónico, que se caracteriza por su afán de poderío. Son agresivos, bruscos y resistentes, buscan el triunfo y están en permanente actividad.

— El tipo ectomorfo (con predominio del ectodermo embrionario) presenta el sistema nervioso más desarrollado en relación a la masa corporal. Se relaciona con el temperamento cerebrotónico; es un sujeto crónicamente fatigado, dominado por la inhibición y la ansiedad, con gran dificultad para entablar relaciones sociales; suele tender al aislamiento y la soledad.

 

 

 

Menú de este tema

Home