La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 
Las ancianas se ríen juntas.

La carcajada que se manifiesta entre mujeres que se encuentran juntas, reunidas, es algo que en general ocurre en ausencia de los hombres. Es un popurrí espontáneo de sensaciones compartidas que suele surgir en medio de una charla sincera y absolutamente veraz. La risa brota como reacción frente a historias que contamos de nosotras mismas y que podrían ser relatos “de esos que nos hubieran podido pasar a cualquiera” y que narran momentos pasados triunfantes o vergonzosos.

Las historias y la risa se van acumulando hasta entrar en ebullición, y el resultado es un estado general de diversión. No es posible contar el porqué; es una risa "del momento". Una risa en la cual las endorfinas, las moléculas de la emoción, sanadoras y procuradoras de bienestar, fluyen. Cuando las mujeres maduras se reúnen, es muy probable que rían hasta que les salgan las lágrimas porque saben entender cuándo se encuentran con mujeres de sensibilidad parecida y porque no necesitan ponerse una careta. No hay jerarquías en este caso.

Cuando hablo de la risa curativa de las mujeres ante públicos variopintos, siempre comento que luego las ancianas confiesan haberse reído tanto que sueltan frases del estilo “me mojé las bragas”; entonces hago una pausa y digo: “y siendo postmenopáusica...”, frase que va invariablemente seguida de un estallido de risas entre las mujeres del público, pues saben muy bien que eso es lo que en realidad ocurre. Es un atisbo del humor curativo, que reconoce y saca a la luz los problemas que nos unen en lugar de dividirnos. Es una porción de vivencias compartidas.

Los hombres han acusado a las mujeres de no poseer sentido del humor porque no nos reímos de los chistes que ellos consideran divertidos. El análisis que Freud realiza del humor, y que demuestra que es hostil, contribuye a explicar el porqué (sobre todo cuando va dirigido contra las mujeres). Luego están los chistes que cuentan los niños y que son escatológicos, humor de cacapis, que los hombres ya adultos todavía encuentran graciosos. Las niñas y las mujeres maduras, en cambio, no alcanzan a comprender la razón.

Las dificultades entre los sexos han llevado a ciertas mujeres a describir el desafío como un problema de “comunicación entre miembros de la misma especie”, lo cual se aplica sobre todo al humor. No obstante, el humor como válvula de escape para la hostilidad o la superioridad atrae a ambos sexos por igual. Los chistes sobre rubias tontas, suegras y bromitas sarcásticas en general, incluyendo los chistes que atacan a los machos, son válvulas de escape para canalizar la hostilidad. Esta clase de humor no deja a la persona con una sensación de bienestar, y la calidad de la risa es diferente; comparada con la alegría o la risa curativa, en ella se advierte una falta de afecto.

El grado de comodidad que convida a la risa entre mujeres proviene de la sensación de estar entre iguales; por muy profundamente que amemos a un hombre en concreto, en general es cierto que el sexo masculino parece una especie separada de nosotras. Me pregunto si alguien que observara la humanidad no llegaría a la conclusión de que hombres y mujeres forman parte de especies distintas, por ser tan diversos sus entretenimientos, obsesiones y costumbres; idea, por cierto, que se les ha ocurrido a todas las mujeres en algún momento. Esta sensación de hallarse entre semejantes, sin embargo, no es un sentimiento universal que se dé entre las mujeres, dependerá de si compartimos la noción arquetípica de la solidaridad entre mujeres.

La risa de las ancianas se nutre de un pozo profundo de sentimientos. Es la expresión del triunfo del espíritu y del alma sobre aquello que podría habernos destruido o convertido en unas amargadas; es porque ocurriese lo que ocurriese, o dejara de ocurrir, eso no nos convirtió en unas quejicas. A veces es más parecido al humor negro; o sea, que con independencia de la edad o el aspecto que tengamos, en este momento seguimos aquí y nos reímos juntas. La alegría es la expresión espontánea de la libertad y la celebración.
 

 

 

 

 

 

Menú de este tema

Home