La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

EL PROCESO DE TRANSFORMACIÓN: EL CAMINO HACIA LA LIBERTAD

 

Contexto y claridad de intención

Calidad del contexto

La pureza de intención

La fuerza de la intención



El trabajo sobre los tres aspectos de la consciencia

Tomar consciencia de sí mismo

El primer contacto con el alma

 

La puesta en práctica

Presentación

La posición de testigo

La práctica de los valores fundamentales del alma en la vida cotidiana I

La práctica de los valores fundamentales del alma en la vida cotidiana II

La práctica de los valores fundamentales del alma en la vida cotidiana III

El espíritu de servicio

Dificultades de la primera etapa: necesidad de vaciar el inconsciente


El dominio de la naturaleza emocional

Características de la segunda etapa I. La segunda iniciación

Características de la segunda etapa I. Soledad

 

Objetivo: quitar obstáculos del inconsciente individual. La sanación.


El trabajo a nivel energético, principios generales

Respiración-renacimiento I

Respiración-renacimiento II

Respiración-renacimiento III


La práctica de la mente superior o cómo reforzar el contacto con el alma. El desarrollo de la mente superior.

La meditación

El desarrollo de la mente superior

Características de los dos hemisferios cerebrales

Cualidades del hemisferio cerebral izquierdo superior

Cualidades del hemisferio cerebral derecho superior

El arte y otros medios presentes en la vida cotidiana

El silencio



La emergencia de un mundo nuevo por una humanidad libre

Presentación

El origen del estado actual del mundo

 

Medios para cambiar el estado actual del mundo

Presentación

La acción interna. La práctica de los valores del alma en la vida cotidiana. Los campos morfogenéticos de información. La sanación colectiva mediante la sanación personal

La acción externa. Acciones prácticas para propiciar el cambio I. El contexto

La acción externa. Acciones prácticas para propiciar el cambio II. La retirada

La acción externa. Acciones prácticas para propiciar el cambio III. De buen grado o por fuerza

Creación concreta de un mundo nuevo

Conclusión: el establecimiento de relaciones humanas justas

La identificación con el aspecto formal de la vida, que ha durado
desde hace tanto tiempo, no se remonta fácilmente; el
trabajo que espera a la persona que desea superar esta identificación
es un trabajo largo y arduo. Pero contiene al final la promesa del
éxito, a condición de que exista un pensamiento claro, una intención y propósito
sinceros y un trabajo científicamente ordenado.

 

La posibilidad de evolución es real, y cada persona puede llevarla a cabo con ayuda de conocimientos y de métodos apropiados... Pero las fuerzas insidiosas que se oponen a la evolución de las grandes masas humanas se oponen también a la evolución del individuo como tal. Es responsabilidad de cada uno hacerles frente... Más tarde comprenderán ustedes que todos esos obstáculos son muy útiles; si no existieran, habría que crearlos intencionadamente. Porque sólo triunfando sobre los obstáculos puede un ser humano desarrollar las cualidades que necesita.

 

Ahora que ya conocemos cuáles son los distintos mecanismos de la mente, nos gustaría saber cómo controlarlos. En la actualidad hay cada vez mayor número de personas que quieren saberlo, tanto más cuanto que, como sabemos, la humanidad ha llegado a un momento crucial de su historia; han llegado los tiempos en los que la consciencia colectiva está preparada para dar el salto adelante, es decir, para pasar desde el reino humano al reino espiritual.

Por eso existe en la actualidad tal proliferación de métodos de trabajo interior (a través de libros, cursos, talleres, conferencias, disciplinas espirituales y técnicas de todo tipo) que van desde las más serias hasta las más extravagantes, desde las más genuinas hasta las más ilusorias, desde las más profundas hasta las más superficiales. Todo eso es el signo, muy favorable, de una apertura de la consciencia colectiva. Aunque ninguna de esas técnicas es perfecta, aunque el ego todavía intenta utilizar en su propio beneficio muchas de ellas, esas actividades indican que existe un intenso deseo de cambio. No se trata ahora de subrayar sus insuficiencias, ni mucho menos. Hemos de verlo como un hermoso esfuerzo de la humanidad, aunque torpe a veces, para alcanzar otro nivel de consciencia.

La persona que busca puede encontrarse un poco perdida en medio de tantas técnicas y métodos, sin saber en qué criterios apoyarse para elegir. Existen en la actualidad muchas y buenas enseñanzas que abordan un aspecto u otro de la consciencia, pero casi todas carecen de una comprensión global del proceso.

Esa comprensión es tanto más necesaria cuanto que las trampas en el camino de la liberación interior son numerosas. Es un camino difícil. Muchas personas inmersas en el movimiento de la nueva era parecen creer que, si emprenden un camino interior, todo les irá cada vez mejor. Pero eso es tener una visión muy simplista de las cosas. No ocurre así. Por este motivo es importante comprender con claridad en qué consiste el trabajo de transformación y, más concretamente, cuáles son las etapas que hay que recorrer. Cada uno tiene su propio camino, por supuesto, pero existen unos principios generales que resulta muy útil conocer para no desperdiciar la energía en búsquedas vanas o en experiencias decepcionantes, y encontrar así más fácilmente el propio camino.

Una comprensión más clara de la dinámica subyacente en el proceso de cambio de consciencia permitirá

1) elegir más conscientemente los propios métodos de trabajo;

2) hacer frente con más serenidad a las dificultades del camino y a todas las reacciones humanas (desánimo, dudas, miedos, etc.) que no dejan de aparecer cuando se comienza un auténtico proceso de transformación.

Durante muchos siglos, el ser humano no ha estado tan desarrollado como para caminar por sí mismo, y se le ha hecho practicar unas disciplinas de las que, a menudo, no comprendía la razón de ser. Por eso necesitaba maestros especializados o determinados valores «morales», que eran unos parapetos necesarios, pero al mismo tiempo muy limitadores. En la actualidad son muchas las personas cuya mente está lo bastante desarrollada para poder trabajar directamente con el «maestro interior», es decir, con la fuerza de su propia alma. Por eso el trabajo de transformación debe pasar por el desarrollo de la inteligencia, que lleva a comprender y a asumir la responsabilidad del propio proceso de transformación. Esto es mucho más exigente que lo anterior, y la vigilancia debe ser mayor todavía; de lo contrario, puede uno perderse por caminos que, en el mejor de los casos, no lleven a ninguna parte. A lo largo este espacio presentaremos, pues, algunos principios fundamentales que pueden clarificar la dinámica del proceso de transformación y facilitar así la utilización de un método u otro, de una enseñanza u otra, desde un punto de vista correcto y práctico.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Menú de este tema

Home