La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

LA UNIDAD DE LOS OPUESTOS

Vivimos en el mundo de la dualidad. La estructura de todas las formas de vida y los procesos de la mente y del cuerpo, todos, tienen sus aspectos femeninos y masculinos, opuestos y complementarios. Ésta es la Obra Divina ya que todas estas partes actúan y danzan entre sí representando el drama de lo incompleto buscando su realización como algo completo. Esta polaridad establece una tremenda fuerza en el universo. Sin embargo, la dualidad es la fuente de todos los sufrimientos, ya que el senti­miento de partición es muy doloroso.

La alquimia sexual es la manera de entretejer lo femenino y masculino, las energías positivas y negativas, para retornar a la unidad universal vibrando como una unidad. La mitología hidú personifica el aspecto masculino como Shiva, que mora encima de la corona de la cabeza, y el femenino como Shakti, durmiendo en la base de la columna vertebral y simbolizada como una serpiente, Kundalini. Mediante un gran esfuerzo, Shakti debe despertar y realizar el arduo camino de subida por la columna. Cuando finalmente se reúna con Shiva, vivirán para siempre en un estado de bea­titud trascendente. Solamente a través de la mujer puede el hombre alcanzar la iluminación, ya que ella, la energía femenina, simbolizada por la Madre Divina, representa el principio dinámico de la Vida. Como en todas las mitologías, estas historias y deidades sólo simbolizan aspectos de la naturaleza humana y no deben ser tomadas literalmente.

Nuestra cultura reverencia la energía masculina. La tecnología informática, el desmoronamiento de la vida familiar, el aumento de profesiones técnicas abstractas, la polución de la Tierra, toda esta civilización muestra el dominio de lo masculino y el conformismo de los principios femeninos. Las mujeres que buscan su reconocimiento suelen actuar simplemente más como varones que como lo que son, pues abandonan el poder de su energía femenina. Esto no ha hecho más que empeorar las cosas. Esta cultura está enferma, y sus energías están tremendamente desequilibradas.

Pero no es sencilla la solución. Realizar la alquimia sexual, trabajar con altos niveles de energía sin un motivo espiritual es muy peligroso. Los seres humanos necesitamos urgentemente vivir espiritualmente, ser conscientes y obrar adecuadamente, y a través de esta calidad del vivir desarrollar el conocimiento alquímico.

 

Menú de este tema

Home