La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

CONSCIENCIA AXIAL: TÉCNICAS PREPARATORIAS

Así pues, lo que vamos a decir del ejercicio de conciencia axial solamente es de esperar que resulte efectivo cuando la persona ha trabajado en grado suficiente, en grado mínimo, esos otros aspectos de su personalidad, para disminuir su identificación con la mente o con sus estados internos.

Desde un punto de vista meramente técnico, la expresión libre consciente consiste en una actualización de energía, en un aligerar el inconsciente de una serie de cargas retenidas, impulsos, emociones, sentimientos. Esta carga, que muchas veces es enorme, la hemos ido acumu­lando durante toda la vida en virtud de nuestras retencio­nes, y es una verdadera barrera que dificulta nuestro acceso a la conciencia central. Nos encontramos siempre con cosas prohibidas por el medio, con cosas desagradables, con experiencias que no nos atrevemos a evocar, a revivir, con ideas que no nos atrevemos a pensar. Nuestro inconsciente es una zona pantanosa, una región llena de animales misteriosos y tremendos peligros, y por eso se convierte en un obs­táculo.

Gracias al trabajo de expresión consciente dinámica, de expresión integral, esta carga se va aligerando por sí sola de un modo natural. Por lo tanto, vamos quitando impedimentos para poder penetrar más interiormente. Y muchas veces se produce espontáneamente el descubrimiento de algo central, a través de la práctica de expresión, si se va trabajando con sinceridad, con dedicación durante tiempo. La persona nota que las cosas le salen desde más adentro, que tienen una resonancia de mayor autenticidad, que cada vez es más él mismo quien las hace y las dice, quien actúa.

En la expresión de las propias ideas en grupo se realiza un trabajo que modifica de un modo paulatino, gradual, pero efectivo, la estructura del yo/idea, sus exigencias y toda la problemática que este yo/idea trae consigo. Al analizar esos contenidos del yo/idea, lo que son patrones de referencia y de conducta uno puede rectificarlos por sí mismo, y no porque quiera asimilar otras ideas, sino porque descubre que algunas de las ideas que tenía eran incompletas, incorrectas o inadecuadas, y, ante esta propia evidencia, es uno mismo el que se transforma.

Uno no se puede transformar por presiones exteriores; el yo/idea, por presión exterior, lo único que hace es reforzar­se todavía más, exagerarse más. El cambio se ha de produ­cir a través de una autoevidencia, y eso ocurre cuando la persona aprende a expresarse de un modo inteligente y sin­cero -pero no tal como lo hace normalmente, sino en con­tenidos de mayor profundidad. Entonces es cuando uno va descubriendo una serie de consignas que tenía guarda­das dentro, y que estaban en el origen de muchas de sus ac­ciones y actitudes en la vida diaria. Entonces, por sí solo, eso se modifica.

Otras de las técnicas es la relajación gene­ral consciente. A través de ella, la persona aprende a tomar conciencia de sí de un modo más tranquilo, sereno, pro­fundo. Descubre su cuerpo, cosa muy importante, se pone en contacto más consciente con él. Aprende a integrar su mente con esa realidad viviente que es fuente de energía y fuente de conciencia de realidad, a saber, nuestro cuerpo.

También, a través del Hara, la persona aprende a descu­brir la fuerza extraordinaria que hay en la vida vegetativa que nos nutre, y gracias a lo cual puede equilibrar la exce­siva dependencia del “yo” consciente.

Todas estas técnicas permiten ir aflojando poco a poco la crispación sobre el yo/idea, e ir tomando contacto con nuevos aspectos un poco más profundos de uno mismo. Así pues, vemos que todas constituyen una preparación sistemática para que la persona aprenda a tomar contacto consigo misma de un modo axial.

 

 

 

Menú de este tema

Home