La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

LA TORRE

Carta número XVI.


La carta nos habla de una torre que está siendo destruida por un rayo y de la cual se caen unas personas. La palabra clave es destrucción de lo viejo.

La torre representa nuestra estructura, ya sea nuestro cuerpo, nuestra casa... todas aquellas cosas que nos hacen sentir seguros y que nos nutren en nuestra vida. Hay estructuras muy positivas y estructuras sumamente negativas. Hay formas que durante un tiempo nos eran muy útiles, pero que en estos momentos son un ^impedimento a nuestro caminar, y viceversa.

Cuando nos enfrentamos a la torre nos enfrentamos con todo aquello que nos sirve para seguir adelante y todo aquello que ya está obsoleto, e incluso nos pone obstáculos en el camino. Por eso cuando vemos que cae un impresionante rayo sobre la torre, destrozándola, tenemos que verlo como la necesidad con nosotros de una renovación de nuestra vieja estructura, que puede ser también un viejo pensamiento que se ha quedado totalmente inservible para nuestro progreso.

Al ser humano le cuesta mucho deshacerse de sus pertenencias, ya sean materiales o psicológicas. Cuantos de nosotros lo pasamos fatal cuando se trata de tirar a la basura algún que otro mueble que ya no nos sirve, pero como tiene tantos recuerdos. A cuantos de nosotros nos molesta que nos muevan las cosas de sitio. Cuantos de nosotros estamos cambiando continuamente de aspecto, etc, etc.

Bien, todo ello está relacionado con las necesidades en cada momento de nuestro ser, de nuestro cuerpo, de nuestra vida. En la vida todo fluye, nada está estático, y por lo tanto nosotros tampoco, tenemos que acostumbrarnos a dejar partir todo aquello que nos esté haciendo daño o nos impida seguir por el camino hacia delante; porque aunque al principio la destrucción de la torre pueda ser terriblemente dolorosa, de ella surgirá algo nuevo que siempre será beneficios de i alguna manera.

No se puede vivir eternamente en el pasado, o cargado de angustias. Por ello mira a la torre como la limpieza de la maleza sobre una tierra fértil, que te representa a ti. Una tierra fértil que dará unos hermosos frutos. Cuanto más aceptes esta renovación, esta destrucción de lo viejo e inservible menos dolorosa será su partida, porque te guste o no, tarde o temprano tendrás que enfrentarte a ella.

 

EJERCICIOS:

1° Para trabajar esta carta cada vez que te duches dedícate un tiempo a sentir como el agua se lleva lodo aquello de lo que necesitas deshacerle. Siente como te limpia por dentro y por fuera y quedas totalmente liberado/a. Ante todo recuerda estar presente en ti. tomar conciencia de lo que estás haciendo y realizando.

2° Como siguiente ejercicio, un poco más profundo, vamos a trabajar con una visualización:

Lo primero es estar en un lugar agradable, con tu ambiente preferido, en tu postura más cómoda. Después de un buen rato de relajación profunda, imagínate en un lugar donde todo sea hermoso para ti, donde recibas un sin fin de energía y donde no exista ningún tipo de sufrimiento. Disfruta de ese lugar durante un rato.

Cuando te sientas preparado imagínate un camino por el que comienzas a andar. Pronto ves un cartel que dice: "Cosas que debo dejar atrás". Y comienzas a adentrarte en ese lugar. Se trata de que poco a poco mientras camines observes todo lo que tu ser dice que es necesario que abandones. Puede tomar cualquier tipo de forma, sentimiento, pensamiento, sonido... Cuando hayas reconocido de qué se trata, llévalo contigo, si puedes cójelo entre tus manos, sino es posible busca la forma de que te pueda seguir. Sigue caminando con ello. Y pasado un rato visualiza una inmensa fuente de agua pura, clara y refrescante. Cuando estés al lado lanza dentro todo con lo que estabas caminando, observa como se pulveriza y desaparece en esa agua que sigue siendo pura, clara y refrescante.

Después vuelve a tu lugar de descanso, disfruta de él otro ratito hasta que te sientas preparado para abrir los ojos.

No utilices la razón, ni la mente, no intentes ningún análisis. Sólo deja fluir todo aquello que desea desaparecer, que ya no necesitas. Recuerda apuntarlo todo en tu libreta personal, y acuérdate de que puedes realizar la visualización tantas veces como quieras, y con todo aquello de lo que estés seguro que necesitas prescindir.

 

Menú de este tema

Home