La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

EL SOL

Carta número XIX.

La carta nos habla de un Sol que brilla intensamente. Dos niños abrazados se sienten felices y todo está bellamente iluminado. El suelo brilla y el ambiente parece fabuloso. La palabra clave es confianza en ti mismo y felicidad.

Esta carta representa la energía elevada a la que uno puede acudir cuando a logrado integrar y aceptar esas partes de sí mismo que antes rechazaba.

Es una energía muy poderosa, relacionada con la que comentábamos en la carta de la templanza, pues alimenta la evolución, la vida, nuestro ser. etc. Cuando descubrimos cómo utilizarla en nuestro camino adecuadamente todo se transforma y obtienes todo lo que necesitas y es tan simple como sentirse seguro de si mismo, con confianza.

Pero atención, pues como todo, tiene una contrapartida ya que no debes intentar poseerla como algo propio, pues enseguida tu ego se dispararía y entonces te convertirías en un manipulador, no escucharías a los demás y por lo tanto por la ley de causa efecto se perdería todo lo que hubieras conseguido hasta entonces, viniéndonos de vuelta un suceso más difícil para que reacciones y te des cuenta de la verdad de la enseñanza.


EJERCICIO:

¿Y cómo tomamos contacto con esta energía? Pues estando seguro de ti mismo. Para ello lo primero es tomar contacto con nosotros mismos, con nuestro Yo Soy y aceptar todo lo que no nos guste de nosotros, esa "sombra" que hay dentro de todos nosotros.

Puede ser a través de la meditación, pero si todavía no la dominas adecuadamente aquí tienes un pequeño ejercicio para empezar. Durante esta semana y cuando te encuentres en una situación que te provoca miedo o inseguridad, que no sabes como resolver, ponte en una postura cómoda respira hondo y relájate todo lo que puedas, lentamente irás imaginándote que eres una montaña. Primero te encontrarás en un valle donde brilla el sol, pero poco a poco verás como cae una tempestad sobre ti, la montaña. Fuerte viento, nieve, lluvia,... todo sobre ti.

Observa qué es lo que te ocurre. Y si ves que te hace daño recuerda que la montaña seguirá ahí pase lo que pase, nada la dañará, nada puede dañarte.

 

Menú de este tema

Home