La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

LA MUERTE

Carta número XIII.


La carta de la muerte es una de las más temidas del tarot debido a que generalmente sólo se interpreta una parte de su significado. La carta nos enseña a la muerte con una guadaña segando un campo lleno de cadáveres. Las palabras claves son/transmutación, transformación, renovación.

La mayoría de nosotros nos asustamos ante la idea de nuestra muerte, pero eso es sólo una faceta de esta carta que por supuesto también puede estar dirigida hacia nuestra muerte física. Pero eso no es todo lo que hades nos quiere enseñar, pues lo material es una parte más de nosotros mismos, pero no el todo, ni mucho menos. También hay muerte cuando dejamos atrás una etapa de nuestra vida. De hecho, una parte de nosotros está muriendo continuamente, para que otra parte pueda nacer, por lo tanto la palabra muerte no tiene ninguna connotación negativa, sino todo lo contrario. Qué sería del ser humano sin su afán positivo de evolucionar, de mejorar día a día, de enterrar todo lo que es superfluo e interesado, egoísta y malsano.

La muerte es esa carta que hace que en nuestra vida existan continuas renovaciones, que se transformen nuestros pensamientos antiguos por los nuevos que hemos aprendido. Es quien nos ayuda a dejar atrás el pasado, que deje de cobrar importancia para poder concentrarnos y centrarnos en el presente y dirigirnos de forma entusiasta al futuro.

Es como si nos quitara un peso de encima. En la carta de la muerte siempre nos encontramos con un importante sacrificio de una parte de nosotros mismos, una parte que mucre para poder volver a comenzar el camino interior, pero esta vez con másTabiduria. Seria un poco como nuestro rito iniciático. nuestra purificación.
Todo forma parte de un ciclo: nace - crece - muere - nace - crece.... ciclo que por lo tanto también podemos llevar a nuestro trabajo interno.

 


EJERCICIO:

Este ejercicio debe ser una visualización con mucha profundidad, por ello necesitamos estar tremendamente relajados y a ser posible con la mente totalmente en blanco, y abiertos a lo que vayamos viendo.

Bien, una vez conseguido ese estado de relajación, visualizaremos nuestro lugar ideal de descanso, puede ser real o imaginario, un paisaje que nos atraiga en el cual nos sintamos como en casa. Estaremos un rato en ese lugar respirando aire puro, recargándonos con la energía del sol. Se trata de que te cargues de energía en ese lugar para emprender un camino.

Una vez que te sientas lleno de energía positiva deberás visualizar un camino por el que comenzarás a andar. Poco a poco debes imaginarte que vas viendo aparecer una cueva que se adentra hacia unas profundidades. Cuando estés delante de la cueva comienza a andar por ella hasta encontrarte en el otro lado.

A partir de ahí se trata de que avances por ese lugar únicamente tuyo, que vayas observando todo con minuciosidad y visualices si es posible que te encuentras con alguien al que le harás las preguntas que desees, por ejemplo puedes preguntar cuales son los obstáculos que en estos momentos no te dejan avanzar en tu camino interior o te lo están poniendo difícil, o cómo deberías actuar para evolucionar o dar un paso más.

Cuando consideres que ya has terminado, regresa tranquilamente a tu lugar de descanso, y tras unos minutos para volverte a recargar de energía, apúntalo todo en tu libreta. Reflexiona sobre el lugar en el que te encontrabas, quién era tu "contacto", qué te dijo, ¿te dio algo?. Ten en cuenta que este ejercicio va orientado a conocer cual es el estado de tu muerte, es decir ¿qué hay en ti que debería morir y porqué no lo está haciendo?, o por el contrario descubrir que todo marcha perfectamente y a su tiempo.

 

Menú de este tema

Home