La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

LA JUSTICIA

Carta número XI

La carta nos habla de una mujer que en una mano sostiene la espada de la justicia y en la otra la balanza que le ayuda a sopesar las cosas para llegar a un juicio imparcial. La palabra clave es Yo Soy y Objetividad.

Somos el centro a través del cual suceden las cosas. Esto es fundamental que lo entiendas. Este es un punto en que es necesario comprender que todos nosotros poseemos un único ser. Ese ser es perfecto solo que nuestro ego nos ha borrado toda identidad o manifestación consciente del mismo. Para sacar a flote nuestro ser o nuestro “Yo Soy”, es la finalidad de este curso, así como especialmente la de esta carta.

Nuestro ser no es intenciones, deseos, emociones; simplemente ES. Para manifestarlo es fundamental el equilibrio, y no sólo el equilibrio exterior, sino fundamentalmente el equilibrio interior. El ser humano en general se aliena con todo lo que le ocurre. Pierde la atención de sí mismo y la traslada a todos sus problemas, amistades, acontecimientos...

Esto es lo que le hace ser infeliz la mayoría de la veces; porque se deja arrastrar por una corriente que como decíamos en la rueda de la fortuna, unas veces nos deja arriba y otras abajo. Somos como un recipiente relleno con nuestro ser. Ese recipiente puede romperse, cambiar de color, de forma, pero lo de dentro no se modifica, sigue siendo lo mismo, pura sabiduría de amor.

Pase lo que te pase tu ser nunca te abandonará porque es la parte más importante de ti, eres tú. Por ello, sin consiguiéramos estar en todo momento con la atención en nuestro “Yo Soy” nuestra vida será armónica, comprenderíamos a la perfección porqué nos sucede lo que nos sucede, y como consecuencia seríamos mucho más felices. Obviamente hay que reconocer que resulta especialmente difícil en esta sociedad estar ni tan siquiera cinco simples minutos en nuestro “Yo Soy”.

Pero hay que intentarlo con perseverancia ya desde este momento, eso si, sin agobios ni presiones. Por supuesto no se trata de grandes meditaciones, ni apartarse de la vida. Simplemente recuerda la idea principal: se trata de que vivas la vida con plenitud mientras tu fuera interno se halla en equilibrio, en paz, con confianza... Y este sólo entenderá con la práctica.

Ni que decir tiene que por tanto todas aquellas decisiones, actuaciones, realizadas desde nuestro centro “Yo Soy” siempre serán acertadas.

EJERCICIOS:

a) Este es un pequeño ejercicio para no olvidarte nunca de ti mismo. Está orientado a atraer la atención sobre ti mismo tantas veces como puedas o quieras. Es muy bueno para esos momentos en los que estamos enfrascados totalmente con alguna cosa, trabajo, ejercicio. Bien, se trata que de vez en cuando, y especialmente en esos momentos de los que te hablamos, que te pares un segundo a contestarte las siguientes preguntas: ¿Quién soy? ¿Dónde estoy? ¿Qué estoy haciendo?

Puede que te parezca que contestarte a estas simples preguntas sea una tontería. Pero recuerda siempre que la verdad se alcanza de la manera más sencilla que existe.

Por ejemplo: estás caminando a la parada del bus, pero a la vez vas pensando en qué vas a hacer cuando llegues a casa. Entonces te haces las tres preguntas “mágicas”. ¿Quién soy? Soy X, ¿Dónde estoy? Estoy en la calle, ¿Qué estoy haciendo? Estoy caminando hacia la parada del bus y pensando qué voy a hacer cuando llegue a casa. Aunque te parezca increíble. Estas tres simples preguntas te ayudarán a centrar la atención en ti en todo momento.

b) Pero ahí no acaba el trabajo. El primer ejercicio es muy bueno para centrar la atención en ti mismo, pero también te hará falta ir acostumbrándote a atraer a tu conciencia tu ser. Así que para ello puedes hacer lo siguiente. Cuando tengas ganas y en el lugar que te apetezca durante el tiempo que te sea posible pronuncia la palabra “Yo Soy” a la vez que intentas centrar tu atención en ti mismo, en tu cuerpo, en tu fuerza, en tu confianza.

Es muy probable que las primeras veces no sientas nada aunque también podría ser todo lo contrario. Pero si estás en el primer caso no te desanimes, porque seguro que lo conseguirás. Tu sigue perseverante y verás como en poco tiempo logras sentir una paz y equilibrio interno que poco a poco irán transformando tu punto de vista sobre la vida. Es posible que incluso en tus comienzos sólo puedas sentir tu “Yo Soy” durante un segundo, pero una vez más te decimos que no te preocupes en absoluto por ello. Confía en ti, saca tu fuerza y deja que tu ser te guíen en este camino. Él sabrá en todo momento lo que debe hacer y cómo debe hacer, sólo déjale hacer su trabajo. No intentes forzar las cosas, todo a su debido tiempo.

 

Menú de este tema

Home