La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

LOS ENAMORADOS

Carta número VI.

La carta nos habla de un precioso jardín. Dos figuras jóvenes aparecen en un lado de la carta y una adulta (la madre del chico) aparece en el otro. Por encima de ellos aparece un ser supremo, observándolos, incluso cobijándolos. Un hermoso sol brilla por encima de todo provocando la sensación de un ambiente cálido. No transmite dolor, penuria; simplemente transmite quietud. La palabra clave es elección.

Nuestros caminos en la vida no sólo no son de rosas a veces, sino que en otras ocasiones nos encontramos metidos en un sin fin de encrucijadas. Amigos, ese ser supremo, ese dios, nos ha dotado de libertad, de libre albedrío. No nos obliga a realizar lo que él desea para nosotros, ni nos da mandatos (al contrario de lo que muchas personas piensan), ni nos prohíbe cosas; y por lo tanto, por increíble que te parezca, no te castiga.

Y ahora preguntarás, ¿entonces por qué me ocurren cosas malas en la vida, por qué me sale todo mal? Eso que tu consideras desgracias, te ocurren por tu libre albedrío, por el uso que le das a tu libertad. Recuerda siempre que no somos esclavos de Dios (o como desees llamarlo), sino que somos sus hijos, sus hermanos, somos parte de él. Por ello incluso antes de nacer tenemos derecho a escoger, y así lo hacemos.

Es importante no tomarse las elecciones a la ligera. Eso es lo que nos recuerda esta carta. Pues tienes que pensar que el futuro, tu futuro, depende de innumerables elecciones que vas haciendo en tu vida. Es lo que se denomina ley de causa-efecto. Tu sabes que si tiras una piedrecilla en el agua ésta se hundirá provocando una serie de ondas que serán más o menos fuertes según la fuerza que le imprimas. Pues has de imaginarte que esa piedrecilla es tu elección en un momento dado, según sea de grande esa elección, así se transformará tu vida hacia una nueva meta, o así te costará más o menos llegar a tu objetivo.

No hay cosa más difícil para el hombre que tener que elegir. Cuando en tu vida hay algo que no te gusta o por lo que sientas dolor, se debe siempre a una elección que has hecho en tu pasado.

Y ahora dirás: pues yo no recuerdo haber elegido esto. Ahí radica una de las grandes dificultades de la libertad individual, y es que a veces hacemos las elecciones inconscientemente, por ejemplo cuando decimos que estamos hartos de nuestro trabajo, que es muy cansado, y estamos así casi todos los días, estamos eligiendo, decretando que no nos gusta nuestro trabajo, y por lo tanto que nos gustaría dejarlo y buscar otro que nos guste más. De ese modo la vida nos ayuda en nuestra elección por ejemplo despidiéndonos de ese trabajo, o llevando al garete nuestro negocio para que demos el paso que hemos escogido hacia otro lugar.

Esto no significa que nuestro destino esté completamente en nuestras manos, pues hay algunos momentos u objetivos en los que escojas lo que escojas te llevarán a lo que se ha decretado para ti, simplemente tus elecciones harán que el camino sea más o menos difícil.

Bien, de este modo cuando hacemos elecciones nos jugamos nuestro caminar, pero hay algo más que también las hace muy difíciles en algunos momentos: el sacrificio, que pronto aprenderemos en otro arcano. Simplemente decirte que a veces cuando tomas una decisión o una elección tienes que sacrificar algún deseo, algún sentimiento, lo que hace que pueda ser muy duro.

No te guíes por el dolor, no decidas en función de lo que te duele más o menos, pues el dolor es pasajero y casi siempre necesario, a veces lo más terrible del mundo termina por convertirse en lo más maravilloso que te ha pasado, guíate por tu mago, por tu sacerdotisa, por tu sacerdote, por todo tu instinto o tu ser. Con las herramientas que de momento te hemos dado ya estás preparado para tomar las elecciones de una manera más adecuada para ti.

Ahora bien, una última cosa al respecto. Al igual que Dios no te obliga a elegir lo que él desea para tu progreso, tu debes comportarte así con tus compañeros, familiares. Cada cual tiene su derecho a escoger lo que desee, aunque desde fuera del asunto tu sepas que se está equivocando, aunque eso te provoque dolor (hasta que no comprendas qué es la libertad). Si quieres y lo crees conveniente puedes aconsejar, pero jamás deberías interferir en el libre albedrío porque piensa en la ley de causa-efecto.

Pues si tu elección es interferir, obtendrás una consecuencia a raíz de ello, quizá te ocurra lo mismo y alguien te obligue a elegir, o quizás te veas envuelto en una pelea que no te correspondía sin darte cuenta, o... Ésta es por tanto otra de las grandes lecciones que debe aprender el hombre: respetar las libertad de los demás.

 

EJERCICIOS:

Prueba a elegir sabiendo y siendo consciente de lo que eliges, observa que ocurre tras tu elección y pregúntate porqué. Haz una lista con tus anhelos sinceros y escríbela en tu libreta personal, comprueba a ver si alguno se cumple o se ha cumplido y no te has dado cuenta.

Tu tienes poder para conseguir todo lo que necesites en cada momento. Sólo tienes que confiar en esa capacidad que posees innata, observar muy bien en todo momento como es real todo esto. Quizá en tus comienzos no pueda ser a lo grande ni en todas las ocasiones pues es probable que dudes y por lo tanto si no confías no lo consigues, pero intenta practicarlo con cosas pequeñas. Por ejemplo, estás tremendamente ocupado, y necesitas desesperadamente un café pero no encuentras tiempo para ello. Por qué no intentas pararte un segundo y pedir interiormente que necesitas un café y un respiro. Mira a ver que pasa, pero ante todo intenta hacerlo con la mente abierta, y no en la negación absoluta

.

 

Menú de este tema

Home