La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

EL ERMITAÑO

Carta número IX.

La carta nos habla de un anciano apoyado en un bastón con la cabeza agachada y sujetando un candil. Se desprende sabiduría de él, pero también algo de pesar. La palabra clave es paciencia.

La vida puede ser muy dura a veces para enseñarnos alguna lección, y ésta suele ser una de las más difíciles de aprender, pues no se aprende a través de la fuerza, del intelecto, del corazón; no, esta lección se aprende con todo tu ser.

¿Cuántas veces te has encontrado con una situación en la vida, que por más que lo intentes no se soluciona? ¿Cuántas veces te has visto impotente ante diversos acontecimientos? Esa es la lección que el Loco tiene que aprender en el ermitaño, la limitación del tiempo en este plano en que nos movemos y evolucionamos.

El tiempo es inexorable, nunca podremos volver a vivir nuestro pasado, pero tampoco podemos acelerar nuestro futuro. El ser humano es como una semilla que se planta y que se debe dejar crecer. A lo largo de numerosas primaveras va soportando todo tipo de penurias y también alegrías que le van transformando en un precioso árbol, pero si la planta cuando todavía es pequeña intentara sacar frutos sería fatal para ella.

“Todo a su debido tiempo” dice el sabio. Y es que muchas veces nos obsesionamos intentando resolver problemas que por el momento no deben ser resueltos, te rompes la cabeza con cantidad de historias en vez de tranquilizarte y dejar fluir todos esos pensamientos teniendo la confianza de que cuando necesites encontrar la solución, la encontrarás.

Puede ser muy doloroso, por ejemplo, saber perfectamente que alguien querido está equivocado, incluso que te da la espalda pensando que eres tú el equivocado, y sentir que hagas lo que hagas, o digas lo que digas, no vas a conseguir abrirle los ojos. Entonces el ermitaño tiene que retirarse y observar, con paciencia y fe en que tarde o temprano la solución aparecerá.

En el ermitaño no hay acción, hay reflexión sobre los acontecimientos que nos traen de cabeza. En el ermitaño sólo hay una decisión: esperar a que el tiempo te traiga la solución. Ello no quiere decir que sea desde la desidia o la apatía, sino desde el discernimiento y la reflexión de lo que está sucediendo. Para ello debemos aprender a entender y practicar la paciencia, porque sin la paciencia, la espera hasta que se resuelvan los problemas se haría insoportable.

 

EJERCICIOS:

El ejercicio ideal es practicar la paciencia en todo lo que entiendas necesario. Mira en tu vida a ver si te estás dando contra un muro que todavía no estás preparado para romper, mira a ver si eres demasiado terco en hacer ahora una determinada cosa cuando esperando unos meses podría salirte mucho mejor.

Apúntalo todo en la libreta, tus reflexiones, análisis, comentarios, preguntas,...

 

Menú de este tema

Home