La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

El sentimiento.

Lo que puede alcanzarse por la devoción se vuelve aún más efectivo si otro sentimiento la acompaña. Este consiste en que el discípulo aprenda a entregarse cada vez menos a las impresiones del mundo exterior y a desarrollar, en cambio, una vida interior activa. El que se apresura por tener nuevas impresiones exteriores y busca siempre la "distracción", no encontrará el camino de la ciencia oculta. El discípulo no deberá insensibilizarse a las impresiones del mundo externo, sino que lo profundo de su vida interior le indicará la dirección en que puede entregarse a estas impresiones.

La persona de íntimos sentimientos y ánimo profundo, experimenta de una manera distinta de la de la persona insensible el paseo por una hermosa región montañosa. Sólo nuestras experiencias internas nos develan las bellezas del mundo externo. Por ejemplo, alguien hace un viaje por mar y pocas experiencias internas enriquecen su alma; en cambio, otro percibirá el lenguaje eterno del Espíritu cósmico; a él se le revelan los misterios de la creación.

Debemos haber aprendido a vivir íntimamente con nuestros propios sentimientos y representaciones para poder establecer relaciones substanciales con el mundo externo. El mundo circundante nos habla de la majestad divina en todos sus fenómenos, pero es necesario haber experimentado lo divino en la propia alma, para descubrirlo en el mundo que nos rodea. El discípulo deberá reservar momentos de su vida para entrar en sí mismo con quietud y en soledad, pero no para abandonarse a los asuntos de su propio yo, pues esto produciría efectos contrarios a los deseados, sino para volver a sentir en su alma, con toda quietud, lo experimentado en el mundo exterior. Las flores, los animales y cada una de sus propias acciones, le revelarán en tales instantes secretos jamás imaginados. Así se preparará para recibir con otros ojos nuevas impresiones del mundo exterior.

Quien sólo quiere gozar múltiples sensaciones, insensibiliza su facultad de conocer. En cambio, si después del goce permite que éste le revele algo, cultivará y educará su facultad de conocer. Con este objeto, deberá acostumbrarse, no precisamente a vivir con el simple reflejo del goce, sino renunciando a nuevos goces, transmutar lo experimentado en el goce mediante la concentración interior.

Aquí deberá el discípulo sortear un grave y peligroso escollo, puesto que, en vez de trabajar realmente sobre sí mismo, puede caer en la actitud contraria de querer agotar el goce. No hay que desestimar las inmensas fuentes de error que se abren aquí para el discípulo, pues debe buscar su camino por entre múltiples seductores de su alma. Todos ellos quieren endurecer su "Yo"; aprisionarlo en sí mismo; él, por el contrario, debe abrirlo al mundo.

Sin duda, él tiene que buscar el goce, puesto que sólo por su medio puede acercársele el mundo exterior. Si el discípulo se insensibiliza al goce, se parecería a una planta imposibilitada para extraer de la tierra las substancias nutritivas. Pero, si se detiene en el goce, se encierra dentro de sí: significará algo para sí mismo y nada para el mundo. Por intensos que sean entonces su vida para sí mismo y el cultivo de su "Yo", el mundo lo rechaza; él está muerto para éste.

El verdadero discípulo considera el goce sólo como Instrumento de perfeccionarse para bien del mundo. El goce es para él como un mensajero que le informa respecto del mundo, pero después de haber recibido la enseñanza del goce, sigue adelante a realizar su trabajo. Aprende, no para acumular conocimientos como un tesoro personal, sino para emplear lo aprendido al servicio del mundo.

En toda ciencia oculta existe un principio que nadie debe transgredir si quiere alcanzar un determinado objetivo, y toda enseñanza oculta lo debe grabar en el ánimo del discípulo. Este principio dice así: Todo conocimiento que busques meramente para aumentar tu propio saber y para acumular tesoros personales, te desviará del sendero; pero todo conocimiento que busques para madurar en el empeño del ennoblecimiento humano y de la evolución del mundo, te hará progresar un paso más.

Esta ley exige una observancia inexorable. Nadie puede considerarse discípulo de la ciencia oculta, sin haber hecho de esta ley la norma de su vida. Brevemente puede resumirse esta verdad de la enseñanza espiritual como sigue: Toda idea que para ti no se convierta en ideal, apaga una fuerza en tu alma; toda idea, en cambio, que se convierte en ideal, crea en tu ser fuerzas vitales.

 

Menú de este tema

Home