SEGURIDAD EN UNO MISMO

La seguridad en uno mismo es una vivencia o sentimiento que viene desde el propio interior. Nos ayuda a sentirnos bien y a tener confianza en los propios potenciales internos y en las posibilidades de una acción adecuada. Nace del sentimiento interno de Unidad, de una equilibrada autovaloración y del entendimiento de que todo ser humano es rico en posibilidades, aunque muchas veces pueda errar y fracasar –y aprender así de los errores y fracasos, rectificando por un lado y sobreponiéndose por otro. La seguridad es también humildad y aceptación de uno mismo, con sus capacidades y limitaciones como ser humano.

La vanidad, el despotismo, la soberbia, el temperamento adusto y la arrogancia son signos claros de personas inseguras que tienen que parapetarse en estas actitudes para defender su personalidad. La persona que realmente es y se siente segura suele ser cordial, abierta, afectiva, distendida; no requiere de autodefensas narcisistas ni atrincheramientos psíquicos de ningún orden. Cuando hay seguridad en uno mismo hay mayor disponibilidad para reponerse ante las adversidades y menos posibilidades de pesadumbre o abatimiento ante contrariedades o vicisitudes, porque uno dispone la fuerza y la luz en su interior. La seguridad en uno mismo es confianza en esa fuerza interior y sí mismo para vivir espiritualmente.

 

Actualizar menú del tema

Home