La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

La videncia.

Para sus experimentos de videncia, el mago necesita de un instrumento imprescindible: el espejo mágico.

Los espejos mágicos, nos dicen los manuales, son como ventanas que dan al plano astral. Forman, dentro del instrumental del mago, uno de los útiles más apreciados, hasta tal punto que algunos autores los colocan incluso dentro del instrumental general del mago, cosa que nosotros no hemos hecho por considerarlos, pese a todo, como un instrumento dedicado única y exclusivamente a un fin determinado, y no un instrumento de uso general. El espejo mágico es usado únicamente por el mago para sus experimentos de videncia, siendo su utilidad en los demás casos prácticamente nula.

¿Cómo funciona el espejo mágico con relación al plano astral? Uno de los mejores divulgadores franceses de los fenómenos mágicos nos ofrece, al respecto, una interesantísima analogía. Supongamos, nos dice, que en el tabique que separa a dos habitaciones contiguas hacemos un pequeño agujero. Nosotros, estando situados en una de las dos habitaciones, desearíamos ver lo que ocurre en la habitación contigua, pero mientras permanezcamos en el centro de la estancia lo único que veremos será una pared, con un pequeño agujero en el centro.

Pero ¿y si nos acercamos lo suficiente a este agujero? Observaremos entonces que nuestra habitación, la pared incluso, desaparecen, y el pequeño orificio se transforma, para nuestros ojos, en un amplio ventanal que nos permite ver todo lo que ocurre en la otra habitación. El milagro se ha cumplido.

Salvando las naturales distancias, podríamos decir que los espejos mágicos actúan del mismo modo. El tipo de "espejo" más conocido es indudablemente la bola de cristal..., si bien su uso y su abuso por parte de falsos magos y adivinos de salón ha hecho que haya sido desacreditada en muchas partes. Los espejos mágicos pueden ser de muchas clases: cristalinos, metálicos, incluso de grafito; deben ser en general ovales, ligeramente cóncavos... aunque se aceptan multitud de variantes. La misión de estos espejos frente al experimentador es, sencillamente, la de actuar como órganos de condensación de la luz astral, la cual es luego controlada por el operador. Esto, por supuesto, requiere una gran concentración por parte del mago, máxime cuando éste desee proyectar su visión a través del pasado o del futuro. No basta con mirar atentamente el espejo para que instantáneamente aparezcan allí las visiones que se deseen evocar: es precisa una intensa preparación y una adecuación extrema para conseguir los efectos deseados. Como dice muy bien Papús, los experimentos mágicos, aún los más ínfimos, exigen una gran tensión de espíritu, una calma absoluta y, sobre todo, una persuasión profunda de las dificultades que presenta la empresa acometida. Solamente a través de un adiestramiento prolongado y progresivo puede una persona habituarse a la videncia a través de los espejos mágicos. Las personas que, sentadas tras su bola de cristal iluminada, ven sin gran dificultad todo lo que su cliente les pide, son en su mayor parte meros charlatanes.

 

 

Menú de este tema

Home