La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

Los tres cuerpos de la Cábala.

La Cábala es la base de toda la Alta Magia actual. Según la Cábala, el Universo se descompone en tres planos o "mundos": el físico, el celeste o astral, y el espiritual. Siguiendo la ley de las correspondencias, el Universo y el Hombre (el Macrocosmos y el Microcosmos), dentro de sus mundos respectivos, son correspondientes entre sí punto por punto; en consecuencia, el hombre estará también compuesto por tres partes o "cuerpos": un cuerpo físico, un cuerpo astral y un cuerpo espiritual. El cuerpo astral actúa, aquí como una especie de plano medio, como un intermediario entre el cuerpo físico y el espiritual: se trata del medio o trampolín utilizado por el mago para catapultarse hacia sus fines, ya sean espirituales o materiales. Es, esencialmente, el medio mágico.

Esta división cabalística del cuerpo humano en otros tres "cuerpos" parece ir en contra de lo que nos enseña la fisiología... aunque sólo aparentemente. La "fisiología mágica" (es decir, la que acepta y sigue el mago) nos presenta una división del cuerpo humano en sus tres partes, vista desde el punto de vista fisiológico, completamente exacta y definida. Para el mago, el cuerpo humano tiene también, fisiológicamente, tres segmentos: tres departamentos, tres modalidades podríamos decir, cada una de ellas abocada a una función específica. En la parte inferior tenemos el vientre o abdomen, a través del cual se realizan todas las funciones corporales de la alimentación material del cuerpo, por lo que los magos le dan el nombre de "fábrica de la materia". Ascendiendo en el cuerpo, encontramos un segundo departamento: el pecho o tórax, a través del cual se realizan las funciones de la respiración y de la circulación sanguínea, que son las que mantienen la energía del cuerpo; la magia llama a esta parte la "fábrica de la vitalidad". Finalmente, en la parte superior, se halla la cabeza, que a través del cerebro regula todas las funciones del cuerpo, y constituye el eje de la inteligencia volitiva; el ocultismo le da el nombre de "fábrica de la fuerza nerviosa".

Estas tres partes o "fábricas" constituyen los equivalentes orgánicos de los tres "cuerpos" del cuerpo humano. El vientre corresponde, como fábrica de la materia, al cuerpo físico; el pecho, como fábrica de la vitalidad, se correlaciona con el cuerpo astral; la cabeza, finalmente, como fábrica de la fuerza nerviosa y de la inteligencia, es el equivalente al cuerpo espiritual.

Esta división del cuerpo humano en tres partes tiene suma importancia para la Magia. La finalidad que busca el mago con sus ceremonias es actuar, a través de su poder especial, sobre la naturaleza. Para ello deberá utilizar, en primer lugar, la mente. Pero la mente está sujeta al cuerpo, y el lazo de unión entre mente y cuerpo es el sistema nervioso. Y el sistema nervioso depende en gran parte de la circulación sanguínea, la cual, a su vez, depende de la naturaleza, calidad y cantidad de los alimentos que ingerimos. Los tres cuerpos, pues, están íntimamente ligados entre sí, y el futuro mago debe tener buen cuidado en educar y cuidar todos ellos a fin de conseguir una perfecta coordinación, subordinada a su voluntad. El mago debe ser, en todo momento, dueño absoluto de sus tres cuerpos, de sus tres entidades. El hombre común no lo es nunca. Muchas veces hemos sentido, ante una circunstancia poco usual, diversas manifestaciones incontroladas: una desasosegada sensación en el vientre, una opresión en el pecho, una tirantez en cabeza. Algunos de los tres cuerpos, o dos de ellos, o los tres a la vez, reaccionaban por su cuenta ante las circunstancias, estaban fuera de control.

Esto es algo que el mago nunca debe permitir que ocurra. Los métodos para educar estos cuerpos son pues uno de los objetivos primordiales de toda iniciación mágica... y también de toda la vida posterior del mago, ya que en realidad la iniciación no termina nunca, y la "profesión de mago" no es más que un constante autoperfeccionamiento que no se acaba nunca en la vida terrenal. 

ritual5.jpg (31720 bytes) 

El macrocosmos (el Universo) y el Microcosmos (el Hombre) están estrechamente ligados en sus relaciones.

 

 

Menú de este tema

Home