La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

La salida del cuerpo astral.

Si la videncia necesita únicamente de una gran concentración, la salida en cuerpo astral necesita, al mismo tiempo, de un gran dominio sobre sí mismo y de una intensa preparación. Y también de un gran valor... puesto que esta experiencia puede resultar sumamente peligrosa.

Para realizar este tipo de experiencias, el mago deberá permanecer siempre dentro del círculo mágico de protección. En primer lugar, deberá purificarse en la forma habitual y realizar todos los requisitos rituales previstos para ellas.

Después, podrá intentar la prueba. Una vez dentro del círculo, se tenderá en el suelo, en posición norte-sur, con la cabeza hacia el norte. En esta posición intentará una relajación total y absoluta de todos sus miembros, es decir, intentará una "enervación" tan total como sea posible en su cuerpo.

Tras lo cual intentará, simplemente, elevarse por encima de su cuerpo. (en el tema de los viajes astrales, encontrarán una técnica para posibilitar la salida del cuerpo astral).

Esto es difícil, pero tras una larga preparación y práctica es posible. Las primeras veces, el neófito sentirá una especie de sensación desagradable en el momento en que desee terminar la operación: esto es señal de éxito. Y este éxito podrá comprobarse cuando, tras un cierto tiempo de entrenamiento, el operador intente, una vez fuera de su cuerpo, controlarse y dirigirse. El método a seguir será como el que se efectúa con relación al cuerpo físico... y se verá que sirve también con el cuerpo astral. Así, el mago aprenderá a moverse en cuerpo astral por el espacio...

Y más tarde, si sigue con sus experiencias, podrá aprender también a moverse astralmente dentro de otro plano: el temporal. No se tratará aquí de un fenómeno de videncia, sino de una verdadera exteriorización. El mago estará presente en los lugares que visite, con lo que las nociones de distancia y tiempo habrán desaparecido para él. La práctica continua y progresiva de esta experiencia darán al mago un dominio absoluto sobre su cuerpo astral, convirtiéndole en dueño de un elemento inapreciable: un mundo sin distancias, sin tiempo, pero tan real como el que esta usted viviendo en estos momentos, a través del cual podrá ejercer todo su poder.

Pero cuidado: estos ensayos pueden ser también peligrosos. El mago deberá tener buen cuidado en protegerse mediante el círculo y los pantáculos, ya que solamente ellos podrán garantizarle, al final de su excursión, el regreso a su cuerpo. Cualquier fallo, cualquier imprevisión, podría traer desagradables sorpresas: la de no volver a encontrar el cuerpo abandonado o, aún peor, la de encontrar este cuerpo ocupado por otro ser astral, por un espíritu indeseable, dando lugar así a una verdadera posesión corporal, tal y como entiende la Iglesia. ¿Ha ocurrido esto ya alguna vez? Indudablemente sí, aunque, a este respecto, la Magia se muestre hermética...

 

 

Menú de este tema

Home