La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

El acto mágico

Y llegamos así al momento culminante de la vida del mago: la realización del acto mágico. Nos adentramos en lo más hondo del ritual de la Alta Magia... en aquellos pormenores que permanecen más ocultos por el velo del misterio.

¿Qué ocurre en el acto mágico? ¿Cuáles son las finalidades que persigue el mago, cuáles son los medios a través de los cuales opera, cuáles son sus recursos y cuáles sus consecuencias?

Ya hemos dicho que las finalidades del acto mágico son esencialmente cuatro: la videncia, la salida del cuerpo astral, la evocación de las fuerzas astrales y la acción sobre un tercero. Cada una de estas finalidades tendré, por supuesto, su ritual particular, y el mago deberá adecuar estrictamente sus acciones mágicas al fin que desee perseguir.

Pero también, si lo desea, el mago puede, simplemente, experimentar. En realidad, es recomendable que el mago incipiente, el recién iniciado, se limite únicamente, en sus primeros contactos con el aún desconocido mundo de la magia, a la experimentación pura, a los ensayos podríamos llamarle, dejando para más adelante, para cuando posea una mayor seguridad y dominio sobre sí mismo y lo que lo rodea, los caminos más aventurados de la magia encaminada a fines concretos, ahondando más y más en estos caminos, según el mismo vea sus propios éxitos y progresivas capacidades.

De todos modos, los cuatro fines primordiales del acto mágico -por encima de la experimentación pura y simple, que no tiene mayor cualidad que la de ensayo- siguen estando ahí, frente a nosotros. Son caminos curiosos y dignos de ser examinados. Vamos, pues, a adentrarnos en ellos.

 

 

Menú de este tema

Home