La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

 

El acto mágico. 

La base en que se sustenta toda la Magia es el acto mágico. Y, al llegar al acto mágico, tropezamos con una de las ceremonias más esotéricas que existen... ya que el real acto mágico debe ser realizado individualmente, en la soledad. Ningún curioso, ninguna clase de público, ha asistido jamás a una verdadera ceremonia mágica: un mago no puede hacer un espectáculo de su ritual, ya que entonces su fracaso sería absoluto... puesto que el acto mágico exige una profunda concentración.

Es por eso por lo que los rituales mágicos apenas son conocidos, y todos los conocidos no son verdaderos rituales mágicos. Ya que, si bien el mago puede trabajar en algunas ocasiones y siempre que lo crea necesario con la colaboración de un auxiliar o médium, es desaconsejable el que varios magos trabajen juntos, en colaboración. Pueden, si lo desean, buscar conjuntamente una misma finalidad, trabajar siguiendo los mismos rituales y con los mismos medios, a la misma hora del día, bajo idénticas circunstancias... pero no en el mismo sitio. Soledad, aislamiento: estas son las características básicas que requiere el acto mágico.

Así pues, y dentro de lo que nos permiten los conocimientos que de él poseemos, es decir, dentro de lo que de él ha trascendido al público, vamos a hablar del acto mágico. Pero, para hacerlo, deberemos referirnos primero a su principal y único protagonista: el mago. Él es la base de todo acto y todo ritual mágico, sacerdote, sujeto, y objeto a la vez.

Surge con ello la pregunta inicial: ¿puede cualquiera ser el oficiante de una ceremonia mágica, con sólo conocer y seguir el ritual? ¿Puede cualquiera, en otras palabras, ser mago? 

 ritual3.jpg (44554 bytes)

 Cornelius Agrippa de Nettesheim, doctor en derecho y medicina, participante en el Concilio de Pisa, historiador oficial de Carlos V, fue uno de los principales propagadores de la Cábala, a través de la cual, según sus palabras, es posible "comunicarse con las fuerzas del plano superior para dominar a las del plano inferior"

 

Menú de este tema

Home