La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

LA RETENCIÓN DEL SEMEN

En las relaciones sexuales, el semen debe considerarse como la más preciada sustancia. Cuando lo ahorra, el hombre está protegiendo su misma vida. Si por error en el desarrollo de la técnica, el hombre eyacula, la pérdida de semen debe compensarse mediante la absorción de la esencia de la mujer.

Es sumamente importante que el hombre retenga su semen durante el coito. El propósito fundamental de este método es el de aumentar todo lo posible la cantidad de hormonas que segrega el cuerpo del hombre durante la excitación sexual y reducir todo lo posible la pérdida de semen y hormonas relacionadas a través de la eyaculación.

En la alquimia sexual, el semen se retorna al propio cuerpo para nutrirlo. En muchas ocasiones esto ha sido ignorantemente ridiculizado por individuos escépticos, que obtusamente creen en esta idea demasiado literalmente y fuera de contexto, en vez de realizar un intento serio para comprenderlo.

Que el semen retorne al propio cuerpo para nutrirlo no quiere decir que el semen suba literalmente por la columna hasta llegar al cerebro; mas bien significa que los elementos esenciales del semen retenido son reabsorbidos por el cuerpo del hombre, especialmente por los tejidos blandos de la próstata y por la porción esponjosa de la uretra, desde donde pasan naturalmente a la corriente sanguínea y circulan por todo el organismo, “nutriendo” todos los órganos y tejidos, incluido el cerebro.

Es un hecho bien conocido por la ciencia médica que el semen y los lí­quidos cefalorraquídeos se componen básicamente de los mismos ele­mentos, de modo que la conservación del semen alimenta el cerebro al poner a su disposición una mayor cantidad de nutrientes esenciales. Las mujeres consiguen este efecto naturalmente, pues durante el coito retienen sus secreciones sexuales.

La reabsorción y la circulación por el cuerpo de la esencia del semen retenida puede mejorarse mucho tanto en hombres como en mujeres si se realizan algunos ejercicios de respiración abdominal profunda inmediatamente después de concluir el coito.

En los hombres, el profundo masaje rítmico de la próstata que se produce durante la respiración profunda favorece la absorción de los elementos esenciales del semen retenido y su paso al torrente sanguíneo; en las mujeres, la res­piración profunda hace lo mismo con las secreciones retenidas en la vagina. Tanto en los hombres como en las mujeres, la respiración profunda a continuación de las relaciones sexuales ayuda a restablecer el equilibrio tras la intensa excitación del sexo y, debido a la elevada sensibilidad de los sistemas energéticos del cuerpo, favorece considerable­mente el equilibrio y la circulación de la energía.

Para los hombres que se inician en estas prácticas, los ejercicios de respiración también ayudan a aliviar la “sensación de plenitud” que a veces se nota en el escroto tras la retención voluntaria del semen. 

 

 

Menú de este tema

Home