Resultados de la alquimia sexual.

1. Rejuvenecimiento.

La regeneración de los órganos vitales y la revitalización de las glándulas sexuales son unos factores sumamente importantes en el crecimiento espiri­tual. Cualquiera que realice la alquimia sexual se dará cuenta de que el proceso de envejecimiento se hace más lento. Los resultados se observan claramente. Hazte una fotografía, practica la alquimia sexual, acompañándolas de posturas específicas encaminadas al rejuvenecimiento durante una semana, y después hazte otra fotografía. Te llevarás una sorpresa.

 

2. Clarividencia.

Esta emerge naturalmente cuando comiences a estimular los chakras del cerebro. No necesitas ningún aprendizaje psíquico. El tercer ojo se abre espontá­neamente.

 

3. Profundización en la relación.

Aprende­rás a conectar con tu pareja en todos los niveles. Para aquellos cuyo matrimonio ha degenerado y se ha convertido en un asunto de ganar dinero y educar niños, existe una esperanza de que resurja el dinamismo sexual que les hizo unirse en un principio.

 

4. Psicoterapia.

Se produce espontáneamente, libe­rándose uno de fobias, neurosis, resentimientos y miedos, y también de los insultos o programaciones negativas de los que haya podido ser víctima uno en el pasado y que continúan mermando la energía y limitando la actividad. Expandir la conciencia, siendo uno cada vez más consciente y obrando más adecuadamente, es la única terapia que funciona realmente.

 

5. Conocimiento de los sueños.

Por la noche, cuando te duermes, abandonas el cuerpo físico. Atraviesas muchas dimensiones. Una de ellas es el estado de sueño. No necesitas intentar salir de tu cuerpo, pues ello ocurre automática­mente. Existen prácticas que pueden sacarte fuera del cuerpo sin perder la consciencia de lo que está ocurriendo.

Algunas de ellas te llevan a un estado que se encuentra entre la vigilia y el sueño. Llegarás a un punto en te encuentres durmiendo pero al mismo tiempo completamen­te despierto, y la calidad de tus sueños cambiará. Descubrirás una nueva intensidad y un nuevo sentido en tus sueños. Duerme diariamente para aprovechar a fondo la enseñan­za y la limpieza que se produce en él.

 

6. Desprogramación del subconsciente.

Mientras que hablar de disolver el ego es fácil, llevarlo a cabo es bastante más difícil. El ego está soportado por la mente subconsciente, que está programada para no ser alterada. Muchos maestros bien intencionados nos apremian para que repi­tamos interminables reafirmaciones con objeto de cambiar nuestra conducta subconsciente, sin embargo, las afirmacio­nes son solamente charlas de la mente consciente hablándose a sí misma. No se puede alcanzar el subconsciente de esa manera.

La hipnosis proclama comunicar con el subconsciente induciendo un estado de trance que suspenda la mente cons­ciente. El hipnotizador trata de limitar tu campo de percepción hasta que solamente escuches su voz. Sus sugestiones tendrán ciertos efectos, sin embargo, no durarán mucho. La limitación más importante consiste en que eliminará la causa del proble­ma. Te puede sugestionar que ya no sientes la compulsión de comer y conseguir que se normalice tu conducta, pero con este sistema, cada intento de resolver un problema de actitud se convierte en el principio de otro problema, quizás mayor, y cual­quier conflicto que origine la compulsión seguirá sin resolver. Encontrará otra vía de escape, probablemente una más sutil y difícil de tratar.

Los trances inducidos por hipnosis te llevarán a las puertas de la meditación. Muchas de las llamadas técnicas de medita­ción son realmente ejercicios de hipnosis. Sólo la verdadera meditación te permitirá que se desprograme tu computador mental y desintegrar la causa de cualquier conflicto.

Aprovecha el tiempo, pues la muerte está siempre cerca y ésta termina con el tiempo del que podemos disponer. Conoce y realiza la alquimia, ensancha esa consciencia tan estrechada que ejerces, se consciente y obra apropiadamente en todas las circunstancias y disipa el conflicto y el sufrimiento.

 

Menú de este tema

Home