La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

Una cuestión de energía.

No vivimos en un universo material, sino en un universo de energía viva, dinámica. Todo cuanto existe es un campo de energía que podemos sentir e intuir y, muchas personas, ver. Existimos en un vacío en el que circula un mar de energía, que responde a unas leyes que podemos actuar desde niveles superiores de conocimiento. Mediante nuestra voluntad podemos manipular, influir en esta energía pura que constituye todo el universo. Nuestra esperanza, intenciones y/o expectativas provoca que nuestra energía fluya hacia el mundo y afecte a otros sistemas de energía.

Podemos proyectar nuestra energía si enfocamos nuestra atención en la dirección deseada: "donde va la atención va la energía". Y así, podemos influir sobre otros sistemas de energía.

Saberse conectar con la fuente universal de energía depende del conocimiento, de la consciencia de la persona y, por lo tanto, se aprende durante el infinito sendero de la vida.

La percepción de esta energía comienza con una acusada percepción de la belleza. Esta percepción es un auténtico barómetro que  nos indica a cada uno de nosotros lo cerca que estamos de percibir esta energía. Esta energía está en el mismo continuo de la belleza.

Cuando algo nos impresiona por su belleza es porque tiene más presencia, muestra mayor nitidez de forma y exhibe más viveza de color. Es algo que destaca, que brilla, casi iridiscente comparado con la opacidad de otros objetos menos atractivos.

Cuando vemos un lugar que seduce, que arrebata, que los colores y las formas parecen amplificadas, el siguiente nivel de percepción es ver que un campo de energía se cierne por encima de todo ello.

Esa energía se puede proyectar así como absorber. Es la energía que ha estado buscando siempre el hombre en todos sus caminos (amor, odio, ciencia, esoterismo...) y es la que nos hablan las antiguas tradiciones.

Siempre que nos acercamos a lugares especiales empezamos a sentirnos mejor, todo se magnifica y tenemos la impresión de ser más fuertes, de pensar con mayor claridad y nitidez.

 

Menú de este tema

Home