La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 
PROTOCOLO III.

La Serpiente Simbólica y su significado- La inestabilidad del equilibrio constitucional.- El terror en los palacios.- El poder y la ambición.- Las máquinas parlamentarias de hablar.- Los panfletos.- Los abusos del poder.- La esclavitud económica.- La verdad del Pueblo. - Los acaparadores y la aristocracia. - El ejército Franc-Masón-Judío. - La degeneración de los GOYIM.- El hambre y el derecho del Capital. -La venida y coronación del Amo Universal -El objeto fundamental del programa de las escuelas populares del porvenir.- El secreto de la ciencia del orden social.- Crisis económica general -Seguridad de los nuestros.- El despotismo Franc-Masónico y la Revolución Francesa o reinado de la razón.- Pérdida de un guía.- El Rey déspota es de la sangre de Israel.- Causas de la invulnerabilidad de la Franc-Masonería.- El papel de los agentes secretos de la misma.- La Libertad.


1.- Hoy puedo anunciaros que nos encontramos ya cerca del fin. Nos queda por recorrer un poco de camino y el círculo de la Serpiente Simbólica, representación de nuestro pueblo, quedará cerrado. Cuando esto se verifique, los Estados de Europa quedarán aprisionados como con un fuerte tornillo.


2.- Muy pronto quedará destruido el equilibrio constitucional, pues lo hemos falseado para que no cese de inclinarse, ya a un lado, ya al otro, hasta que por fin la balanza se desgaste. Los GOYIM creían haber establecido ese equilibrio sólidamente y siempre estaban esperando que los platillos de la balanza se igualaran. Pero los gobernantes, es decir, el fiel de la balanza, están protegidos por sus representantes que hacen mil tonterías y se dejan arrastrar por su poder sin control y sin responsabilidad. Este poder lo deben al terror que reina en los palacios. Los gobernantes no pueden siquiera acercarse a su pueblo, ni ponerse de acuerdo con él para defenderse contra los que aspiran al poder. La fuerza clarividente de los gobernantes y la fuerza ciega del pueblo divididas por nosotros, han perdido toda su importancia; separadas como están, son tan impotentes como el ciego sin su bastón.


3.- Para azuzar a los ambiciosos a abusar del poder, hemos enfrentado todas las fuerzas desarrollando sus tendencias liberales hacia la independencia. Hemos estimulado todo instinto tendiente a este objetivo; hemos armado a todos los partidos; hemos hecho del poder, el blanco de todas las ambiciones. Hemos transformado todos los Estados en arenas de gladiadores en que se desarrollan todas las luchas….. Un poco más de tiempo, y los desórdenes y las bancarrotas aparecerán por dondequiera.


4.- Charlatanes inagotables han transformado las sesiones de los parlamentos y las asambleas gubernativas en torneos oratorios. Periodistas audaces, panfletistas sin pizca de vergüenza, atacan todos los días a los gobernantes. Los abusos del poder prepararán finalmente el derrumbe de todas las instituciones y todo caerá destruido a los golpes de las turbas enloquecidas.


NUESTRA ARMA: LA POBREZA

5.- Los pueblos están encadenados a un rudo trabajo, más fuertemente de lo que podrían encadenarlos la servidumbre y la esclavitud. Sería posible entrar en arreglos con ellos; pero de su miseria nadie puede librarlos. Los derechos que hemos consignado en las Constituciones son ficticios para las masas, no son reales. Todos estos llamados Derechos del pueblo no pueden existir sino en la imaginación, pero nunca en la realidad. ¿Qué puede significar para el proletario, para el obrero que vive encorvado sobre su rudo trabajo, agobiado por su miseria, el derecho que se concede al charlatán incansable, al periodista que escribe toda clase de necedades aún de asuntos serios que no conoce, desde el momento que el proletario no saca otra ventaja de la Constitución que las miserables migajas que dejamos caer de nuestra mesa como precio de un voto emitido conforme nuestra consigna en favor de nuestros agentes e intermediarios?. Los derechos republicanos, para el pobre diablo no son sino una amarga ironía; la necesidad de un trabajo diario no le permite gozar; pero en cambio, esos derechos le privan de la garantía de una ganancia constante y segura, y lo entregan atado de pies y manos a las huelgas, a los patronos o a los compañeros.


APOYAMOS EL COMUNISMO

6.- El pueblo, bajo nuestra dirección, ha destruido la aristocracia, que era su protectora, su bienhechora natural, porque sus intereses estaban inseparablemente unidos a la prosperidad del pueblo. Una vez destruida la aristocracia, el pueblo ha caído bajo el yugo de los acaparadores, de los ladrones enriquecidos que lo oprimen de manera despiadada y cruel.


7.- Nosotros debemos aparecer como libertadores del obrero de ese yugo que lo oprime, proponiéndole que se aliste en las filas de ese ejército de Socialistas, Anarquistas y Comunistas, que siempre mantenemos en pie, con el pretexto de solidaridad entre los miembros de nuestra Franc-Masonería social. La Aristocracia que disfrutaba antes enteramente del derecho al trabajo de los obreros, tenía interés en que éstos vivieran bien alimentados, sanos y fuertes. A nosotros, por lo contrario, lo que nos interesa es LA MUERTE DE LOS GOYIM. Nuestra fuerza radica en el hambre crónica, en la debilidad del obrero, porque éstas lo subyugan a nuestro capricho, y porque así carecerá en su impotencia de la energía y la fuerza necesarias para oponerse a ese capricho. El hambre dará al Capital más derechos sobre el obrero que los que jamás otorgaron a la Aristocracia, la ley y el poder de los monarcas (!!!).


8.- Mediante la miseria, el odio y la envidia que ella produce, manejaremos y utilizaremos sus manos para aplastar a los que se oponen a nuestros designios (!!!).


9.- C
uando llegue el momento, en que nuestro soberano rey universal sea coronado esas mismas manos barrerán todo obstáculo que pudiese atravesarse en el camino de nuestro soberano. (¿El anticristo bíblico?)




10.- Los Goyim han perdido la costumbre de pensar por sí mismos algo que sea distinto de lo que nuestros consejeros científicos les inspiran. Esta es la razón de que no vean la necesidad urgente de hacer ahora lo que nosotros haremos al advenimiento de nuestro reinado, esto es, enseñar en las escuelas primarias la única ciencia verdadera y la primera de todas, la ciencia del orden social, de la vida humana, de la existencia de las sociedades, que exige imperiosamente la división del trabajo, y por consecuencia la distinción de los hombres en clases y condiciones. Es preciso que todos sepan que en virtud de las diferentes actividades a que cada uno está destinado, la igualdad es imposible, pues no todos pueden ser igualmente responsables ante la ley. No es la misma, por ejemplo, la responsabilidad del que con sus actos puede comprometer a toda una clase, que la del que solamente compromete su propio honor. La verdadera ciencia del orden social, en cuyos secretos no tenemos costumbre de iniciar a los GOYIM, enseñará a todos que el lugar y el trabajo de cada uno deben ser diferentes, como una consecuencia de la necesidad de relación que hay entre la educación y el mismo trabajo. Una vez que los pueblos estudien y aprendan esta ciencia, obedecerán gustosos a los gobiernos y al orden establecido por ellos en los Estados, y al contrario, en el actual estado de la ciencia, tal como nosotros la hemos hecho, el pueblo, creyendo ciegamente la palabra impresa, se alimenta de los errores, que en su ignorancia, se le van insinuando por los iniciados en nuestros secretos, contra las otras clases sociales, que él cree superiores, porque no comprende la importancia de cada una de ellas.


LOS JUDÍOS ESTARÁN A SALVO

11.- E
ste odio se magnificará más aún por los efectos de crisis económicas que detendrán las negociaciones en los intercambios y paralizarán la industria. crearemos por todos los métodos subterráneos y secretos abiertos hacia nosotros y con la ayuda del oro, totalmente en nuestras manos una crisis económica universal en las cuales lanzaremos simultáneamente a las chusmas de obreros a las calles en todos los países de Europa. Estas chusmas se apresurarán para verter la sangre de aquellos, en la simplicidad de su ignorancia, que ellos han envidiado desde sus cunas y cuya propiedad podrán entonces saquear.
 
 
 12.- "Lo nuestro" ellos no lo tocarán, porque el momento de ataque será conocido por nosotros y tomaremos las medidas para proteger nuestra propiedad.
 


13. Hemos demostrado que el progreso traerá a todos los goyim a la soberanía de la razón. Nuestro despotismo precisamente será eso; él sabrá cómo, por la sabia severidad, pacificar toda la inquietud, cauterizar el liberalismo fuera de todas las instituciones.


14.- Cuando el populacho ve que en nombre de la libertad, se le hacen tantas concesiones, y se tienen con él tantas complacencias, se imagina que es dueño y señor, y se echa sobre el poder; pero, naturalmente, tropieza como un ciego con una multitud de obstáculos; entonces se echa a buscar quien lo conduzca a través de esos obstáculos, y no encontrándolo, acoge la idea de volver a lo pasado y depone todos sus poderes a nuestros pies. Acordaos, si no, de la Revolución Francesa, a la que nosotros hemos dado el calificativo de grande; los secretos de su preparación no son demasiado conocidos, porque esa revolución, tal como fue, es obra de nuestras manos.


15.-  D
esde entonces vamos llevando al pueblo de un desengaño a otro, para que, al fin, abdique en nosotros su poder, en provecho del rey déspota de la sangre de Zion que estamos preparando para el mundo.



16.- En la actualidad, como fuerza internacional, somos invulnerables, porque, cuando se nos ataca en un Estado, en otros se nos defiende. Es la cobardía inmensa de los pueblos GOYIM, que se arrastran ante la fuerza, que no tienen piedad para con la debilidad, ni misericordia para las faltas ligeras, pero sí indulgencia para el crimen; que no quisieran tolerar las contradicciones de la libertad, pero son sufridos hasta el martirio, ante la violencia de un audaz déspota; todo esto, favorece nuestra independencia. Toleran y sufren a los primeros ministros, dictadores de estos tiempos, Los pueblos GOYIM sufren pacientemente y cargan tales abusos, por los que el menor de ellos harían rodar ensangrentadas las cabezas de veinte reyes.


17.- ¿Cómo explicar este fenómeno, esta inconsecuencia de las masas populares en presencia de hechos que parecen de la misma naturaleza?


18.- Este fenómeno se explica por el hecho de que estos dictadores- los primeros ministros- hacen, por medio de sus agentes, decir a sotto voce al pueblo, que si ellos causan tantos males a los Estados, es con el fin inmediato y último de alcanzar la felicidad de los pueblos, la fraternidad internacional, la solidaridad, la igualdad de derechos para todos. Naturalmente que no se les dice que esta unidad debe hacerse bajo nuestra autoridad.


19.- Y aquí tenéis al pueblo condenando a los justos y absolviendo a los culpables y cada vez más persuadido de que puede hacer cuanto le plazca. En estas condiciones, el pueblo destruye toda cosa estable y crea el desorden a cada paso.


20.- La palabra Libertad conduce a las sociedades humanas a la lucha constante contra toda fuerza, contra todo poder, aunque sea el de Dios y el de la Naturaleza. Aquí tenéis también por qué a nuestro advenimiento será necesario suprimir del vocabulario humano esta palabra, como principio de la brutalidad que transforma a las multitudes en bestias feroces.


21.- Es verdad que las fieras se adormecen cuando se les harta de sangre y que así puede encadenárselas fácilmente. Pero si no se les da sangre, no se adormecen y sus instintos de lucha se despiertan.

 

Menú de este tema

Home