La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

PROTOCOLO XI.

El programa de la nueva Constitución.- Algunos pormenores del golpe de Estado proyectado.- Los GOYIM, rebaño de borregos.- La Franc-Masonería secreta y sus logias de apariencia.


1.- El Consejo de Estado tiene por objeto hacer destacar el poder del gobierno: bajo la apariencia de un cuerpo legislativo, será en realidad un comité de redacción de las leyes y de los decretos del gobierno.

2.- He aquí el Programa de la nueva Constitución que preparamos: Crearemos la Ley, el derecho y el tribunal.- l), bajo la forma de proposiciones al Cuerpo Legislativo. 2), por medio de decretos presidenciales, por actas del Senado y por resoluciones del Consejo de Estado, bajo la forma de órdenes ministeriales; 3), en caso de que se juzgue oportuno, por medio del golpe de estado.


3.- Una vez que de manera aproximada dejamos establecido este MODUS VIVENDI, tratemos algo más detalladamente de las medidas que nos servirán para acabar la transformación del Estado en el sentido de que ya hemos hablado. Pretendo hablar de la libertad de la prensa, del derecho de asociación, de la libertad de conciencia, del principio electivo, y de otras muchas cosas que deberán desaparecer del repertorio humano, o al menos alterarse radicalmente, tan luego como la nueva Constitución se haya promulgado. Entonces será cuando nos sea posible promulgar todas nuestras leyes al mismo tiempo. Después, cualquier cambio sensible sería perjudicial por esta razón: si la modificación se opera en el sentido de la severidad y del rigor, puede causar la desesperación provocada por el temor de nuevos cambios en el mismo sentido; si, por el contrario, es en el sentido de mayores complacencias, se dirá que hemos reconocido nuestros errores, y esto debilitará el prestigio de la infalibilidad de nuestro gobierno, o bien se dirá que hemos tenido temor y nos vimos obligados a hacer concesiones, que nadie nos agradecerá ni a nadie obligarán con nosotros. Ambas cosas perjudican el prestigio de la nueva Constitución. Queremos que desde el día de su promulgación, cuando los pueblos estén aún estupefactos por el golpe de estado que hemos de dar, cuando estén aún invadidos por el terror y perplejos, en ese preciso momento reconozcan que somos tan fuertes, tan invulnerables, tan poderosos, que no contaremos con ellos para nada; que no solamente no atenderemos sus opiniones y pareceres, sino que estamos dispuestos y a punto de reprimir toda expresión, toda manifestación de estos deseos y de estas opiniones, con una autoridad indiscutible; que de un solo golpe nos hemos adueñado de todo lo que nos era necesario y que en ningún caso estamos dispuestos a compartir nuestro poder con ellos... Entonces cerrarán los ojos y dejarán venir los acontecimientos...

 

SOMOS LOBOS

4.- Los GOYIM son un rebaño de carneros y nosotros somos sus lobos. Y ¿Ya sabéis lo que sucede a los corderos cuando el lobo llega a penetrar en el redil? cierran sus ojos


5.- Hay otra razón por la cual cerrarán sus ojos,, por las promesas que les haremos de devolverles todas las libertades que les hemos arrebatado, tan pronto como pacifiquemos a los enemigos de la paz y los partidos queden reducidos a la impotencia.


6.- ¡Por supuesto que los GOYIM podrán esperar sentados la vuelta del pasado!...


7.- ¿Para qué habíamos de inventar e inspirar a los GOYIM toda esta política sin darles los medios de conocerla a fondo, sino para poder emprender en secreto lo que nuestra raza dispersa no podía intentar directa y abiertamente? Esto nos ha servido de base para nuestra organización de la Franc-Masonería secreta, que no es conocida y cuyos designios ni aun siquiera sospechan los imbéciles GOYIM, alistados por nosotros en el ejército visible de las logias para distraer las miradas de los hermanos.


8.- Dios nos ha dado a nosotros, su pueblo elegido, la dispersión, y en esta debilidad de nuestra raza radica nuestra fuerza que hoy nos conduce al solio de un reino universal.


9.- Poco es lo que nos falta edificar sobre estos cimientos.

 

Menú de este tema

Home