La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

PROTEÍNA Y GRASA

La grasa ejerce una clara influencia inhibidora sobre la secreción de jugos gástricos. Durante las dos o tres horas siguien­tes a la ingestión de grasa, la concentración de pepsina y ácido clorhí­drico en el estómago se ve considerablemente reducida. Esto retrasa la digestión de cualquier proteína que se haya ingerido junto con la grasa, permitiendo que las bacterias inicien la putrefacción de la pro­teína. Por eso las carnes grasosas como el tocino, los bistecs con grasa o las carnes magras fritas en grasa resultan tan pesadas en el estó­mago durante varias horas después de haberlas comido.

Hay que consumir las grasas y las proteínas concentradas en distin­tas comidas. Cuando no pueda evitar mezclarlas, acompañarlas de abundantes verduras crudas para facilitar su digestión y su paso por los intestinos.

 

Menú de este tema

Home