La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

LA PRÁCTICA DE LA ALQUIMIA SEXUAL

La práctica de la alquimia sexual puede producir resultados muy deprisa. Tenemos que ser muy asiduos en la práctica, pues estamos construyendo un circuito psíquico en el cuerpo que necesita determinado tiempo para comenzar a formarse. Este proceso se suele llamar "construcción del cuerpo dorado de la luz".

Somos el centro de nuestro universo, todo está irradiando desde uno mismo. Al unirnos con nuestra pareja, activamos la energía Kundalini y nos hacemos uno con ella. Al hacer la respiración juntos, perdemos la identificación con el cuerpo físico individual para fundiros con el cuerpo cós­mico. Sólo existe una energía. Nuestros cuerpos "desaparecen" en este estado de conciencia.

Al margen de que ello ocurra inmediatamente o después de meses o de años, todo depende de que hagamos un esfuerzo sin esfuerzo. No lo debemos intentar con demasiado ímpetu, sino que hay que “jugar” con ello, dejarlo ir, permitir que se convierta en una celebración. No se trata de concentrarse uno en cualquier cosa, sino sencillamente en ser consciente de lo que es. Cuando nos concentramos restringimos nuestra consciencia, pero cuando vivimos con una atención completa, libre de ningún objeto en particular, nuestra consciencia se ensancha.

No debemos sentirnos obligados a realizar la práctica diariamente. Puede que despertemos demasiada energía, más de la conveniente. Hay que marcarse un ritmo y tomarse descansos si vemos oportuno. Quizás seria positivo centrarse en una sola práctica al mismo tiempo hasta que la conozcamos bien.

Es aconsejable realizar unas tres veces a la semana ejercitamiento físico, alternando ciclos de actividad y de descanso, de manera que surja el equilibrio. Son muy importantes los ejercicios de calentamiento físico para activar el sis­tema circulatorio y que éste energice la estructura física. Cuando comencemos a trabajar en niveles más sutiles, nos haremos más conscientes de lo que pasa dentro y alrededor de nosotros.

La realización de ciertas técnicas produce normalmente resultados predecibles. Es importante realizar sólo lo que resulte cómodo. No debe haber nada rígido en nuestra práctica. Existen técnicas para excitarnos y para calmarnos, para concentrar la mente, para cerrarla, para hacernos dinámicos e ir a zonas descono­cidas de la vida. Podemos investigar y elegir aquella que sea más apropiada en un preciso momento.

Trabajando de esta manera, cuando nos sentemos a meditar, podemos tener algunas experiencias un tanto especiales. Algo ocurre dentro de nuestra conciencia, algo se expande en ella... y en nuestra vida.

 

Menú de este tema

Home