La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

Grados de Posesión.

Popularmente se llama poseso a todo aquel cuyo cuerpo y mente están siendo manejados por una entidad inmaterial, sea maléfica o no. En el caso de ser maligna se le denomina posesión diabólica, pero en realidad este estado tiene dos grados de manifestación según su gravedad. En primer lugar la Obsesión diabólica y en segundo la Posesión diabólica. Este baremo va en función de la intensidad del estado psicopatológico del afectado.

1. Se denomina Obsesión diabólica cuando la acción demoníaca sólo afecta exteriormente al poseso y no penetra en su interior, en su alma; por ejemplo, cuando la obsesión perturba los sentidos, los órganos sensoriales, atormenta el cuerpo, produce alucinaciones... También se entiende por Obsesión diabólica cuando la acción demoníaca se manifiesta esporádicamente, durante un determinado espacio de tiempo, tras el cual el individuo recupera y conserva la personalidad primaria.

 2. Se denomina Posesión diabólica cuando la acción demoníaca penetra en el interior del espíritu y del cuerpo de la persona, apoderándose de su alma y de todo su ser, influyendo tanto exterior como interiormente en su personalidad primaria, incluso provocando fenómenos paranormales inexplicables.

También se considera Posesión diabólica cuando la manifestación de la acción demoníaca es continua y la personalidad primaria del individuo se halla totalmente desvirtuada, y su lugar es suplantado por "otra nueva personalidad" totalmente desconocida.

 

pacto21.jpg (6855 bytes)

 

Menú de este tema

Home