La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

Análisis actual de la Posesión.

Se entiende que una persona sufre una posesión diabólica cuando se observa en ella una clara asociación de su actividad con la figura del Diablo. En tales casos se cree que un espíritu maligno posee el espíritu de la persona y domina su cuerpo a través del sistema nervioso, lo que le hace agitarse, gesticular, violentarse, etc.

Según el resultado obtenido en recientes investigaciones efectuadas por miembros de la Academia de Ciencias psíquicas de Nueva York, se constata que el estado de posesión se caracteriza por trastornos profundos de personalidad. Aparentemente todas las cosas que dice y hace el poseso son comportamientos impuestos por el ente o espíritu maligno que le domina. En realidad dichas actitudes son ejecutadas inconscientemente, de forma puramente mecánica, y su operatividad es la consecuencia de un patrón mental de otra personalidad que existe en el sustrato psíquico del individuo.

Se asegura que las crisis que padecen los posesos son consecuencia de la obsesión de pensamientos relacionados con el Diablo o bien referentes al infierno, a espíritus infernales, a entidades malignas, etc. Esto viene motivado por el grado de profundidad en estas creencias y la escala de sensibilidad sugestiva de la persona poseída. Estos pensamientos infieren marcadamente en el espíritu y sugestionan el psiquismo provocando el estado de obsesión diabólica, el cual puede degenerar en posesión diabólica.

Cuando esto ocurre la mente se siente súbitamente invadida por ideas malignas y se pone en marcha la imaginación, la emotividad y los sentimientos. Los efectos de esta invasión repercuten en la voluntad, que queda neutralizada y actúa como si fuese coaccionada por algo. Acto seguido y sin saber porqué, el poseso empieza a sentir odio visceral hacia Dios, la Virgen y los santos, acompañado de profundos sentimientos de rechazo contra los símbolos sagrados que la Iglesia le pueda presentar.

 

 pacto20.jpg (13792 bytes)

 

Los estados de conocimiento de la edad media no permitían suponer que existieran enfermedades como las que hoy trata la psiquiatría; y por eso muchas de ellas eran adjudicadas a posesiones diabólicas u otras causas esotéricas. ("Extracción de la piedra de la locura", de Hieronimus Bosch.)

 

Menú de este tema

Home