Orinoterapia.

En Japón más de trece millones de personas beben su orina, pero en el mundo occidental también es una práctica extendida, Alemania cuenta con más de siete millones de personas que siguen la orinoterapia.

En estos años la orinoterapia se ha extendido y profundizado mucho en el mundo en el campo de la divulgación e investigación. Países como México, Cuba y Brasil tienen infinidad de seguidores y se ha convertido en un boom.

¿Por qué la orinoterapia atrae a tanta gente y dónde está su secreto?

En el año 1996, se celebraron dos congresos internacionales: uno en Goa –India- en febrero y otro centroamericano en Managua –Nicaragua-, en octubre de ese mismo año. En 1999 se llevó a cabo el II Congreso Mundial de Orinoterapia en Alemania.

El secreto de la rápida divulgación de la orinoterapia se encuentra en su efectividad, sin ningún riesgo para todos los casos y en su sencillez, sin trámite ni material especial alguno. La orinoterapia está asociada con el ayurveda, considerada a veces como “la madre de toda la medicina”, una antigua forma de naturopatía que se sigue practicando y aplicando especialmente en la India. En la actualidad está ganando popularidad también en occidente.

En la India se ha encontrado un documento de cinco mil años de antigüedad que describe la práctica de la orinoterapia. El documento contiene referencias a numerosas hierbas y medicinas que sigue usando el ayurveda actual. Dicho documento se compone de 107 versos –slokas-, se titula Shivambu Kalpa Vidhi (El método de beber orina para rejuvenecer) y forma parte de otro documento más amplio llamado Damar Tanta. Shivambu significa literalmente el agua de Shiva, la divinidad más elevada del panteón hindú. El nombre Shiva significa auspicioso.

La orinoterapia o medicina moderna e histórica es ahora foco de atención pública en el mundo. Tal vez habrá alguna persona a la que le produzca asco sólo escuchar la palabra orina, pero quisiera que me atendieran un momento con paciencia y sin prejuicios: “... a través de la orina encontrará un secreto maravilloso para resolver los problemas de salud de usted, su familia, su comunidad o la del mundo.”

Estamos viviendo –actualmente- una situación histórica crucial para la humanidad. Ya en el siglo XXI, los tiempos están cambiando con una velocidad increíble. Es como si los seres humanos quisieran encaminarse hacia la búsqueda de un sistema más justo y hacia una sociedad más sana para que en ella valga la pena vivir y amar, dejando atrás la historia injusta y violenta. Por otra lado, en el campo de la medicina está surgiendo una revolución quieta pero significativa, que abarca entre otros cambios a la orinoterapia.

La gente de los tiempos pasados ya sabía que la orina era un medicamento bueno y omnipotente, que servía para curar casi todas las enfermedades sin provocar ningún daño. Los hindúes la usan para tratar tumores y artritis, los árabes para tratar cefaleas y piorreas y en Japón, desde la segunda guerra mundial, trataban la gonorrea y la sífilis.

La orinoterapia es una medicina natural, universal y revolucionaria:

· Segura, sin riesgo alguno y de rápida efectividad.

· Aplicable para todas las edades: desde recién nacidos, mujeres embarazadas hasta ancianos.

· Para la cura de enfermedades es casi omnipotente, desde reumatismos y enfermedades crónicas, hasta cáncer, diabetes y otras enfermedades “incurables”.

· Muy económica, obviamente, hasta morirse, todos tienen su propio recurso, inagotable.

· Muy buena, con ella se elimina el cansancio, y se recupera la potencia sexual.

· Excelente como cosmético humano. Con ella se rejuvenecen todos los órganos, reduciéndose las arrugas, manchas y espinillas de la piel.

La orina: ¿es algo sucio? Nada de eso, es un producto de nuestra sangre y del propio cuerpo, el elemento más cercano a nuestro cuerpo, por eso no provoca ningún rechazo con presencia, -por ejemplo- de alergias, aunque tenga algunos deshechos o algunas infecciones, porque la orina es un ser vivo.

Deshechos: son una fuente rica de anticuerpos, con los cuales se puede combatir muy bien contra sus propias enfermedades. Los deshechos de la orina no son tóxicos ni venenosos, sino el Agua de la Vida, como dice la Biblia.

Infección: en el caso de las infecciones renales de vejiga o de vagina, puede que la orina tenga algún agente infeccioso, pero en cantidad muy baja; antes que un problema para la salud, esta poca cantidad actúa como autovacuna y combate y controla bien la gran infección que padece la gente.

También debemos considerar el caso del feto el cual crece dentro de una bolsa en el útero llamada Amnión. Él crece tomando diariamente líquido amniótico que es una mezcla de la secreción amniótica y la orina del feto, hecho más que suficiente para argumentar que la orina no es algo sucio.

 

Menú de este tema

Home