La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

"Sensación de paz". Acudiendo a un congreso vegetariano por primera vez.

 

Esta vez quería tomar parte: ¡sentir cómo se pasa una semana entre vegetarianos! Por mucho tiempo he estado sintiéndome mal cuando era invitada a celebraciones o simplemente asistiendo a una cena rodeada exclusivamente de comedores de carne.

En los platos no vi ni una grasienta salchicha, ni la grasa ni la piel de un pollo asado, ni el jugo de un filete, ni pasteles rellenos de ternera asada o el tierno salmón con toda su existencia de tortura por privacidad de movimiento y luz solar, y todo por un sólo momento de delicadeza en el paladar. He visto terneros recién nacidos sin sus madres encerrados en jaulas, cochinillos metidos en pequeñas cajas, pollos amontonados en jaulas ínfimas, pavos tan cerca los unos de los otros que apenas podían moverse o peces en granjas piscícolas, atiborrados de medicinas, antibióticos, tranquilizantes, ¡todo porque lo más importante es qué sabrosos estarán todos ellos! Por eso nunca disfrutaba de una celebración o comidas con personas comedoras de carne y me era además muy difícil hablar con ellas tranquilamente. La paz me era quebrantada. Todo fue completamente diferente en el Congreso Vegetariano Europeo. Desde la primera comida sentí PAZ dentro de mí. A pesar de la cantidad de extraños y diversas nacionalidades que había en la mesa, sentí familiaridad, sentí armonía. Ningún animal había sufrido. Con una buena conciencia pensé sobre todas las criaturas vivientes y sobre la gente que pasa hambre en la Tierra. ¿Por qué hay gente tan indiferente al sufrimiento? Además de numerosas lecturas sobre vegetarianismo, me dio gran placer el poder preguntar a muchos vegetarianos cuánto tiempo llevan siéndolo. ¿Cuándo tiene uno la oportunidad de encontrar tantos vegetarianos juntos? Me impresionó especialmente una anciana alemana. Parecía tener solo 70 años pero tenía 85. Llevaba los últimos 60 años como vegetariana y muchos de ellos como vegana. Mi compañera de habitación, una irlandesa, había sido vegetariana durante 40 años y vegana durante 10. Otra compañera de habitación de Suiza había sobrevivido a severas enfermedades durante tres décadas comiendo solo frutas y hortalizas. Por supuesto había vegetarianos de nacimiento y con muchas generaciones detrás de ellos siéndolo también. Total: el congreso vegetariano fue un gran éxito y el largo viaje desde el norte de Alemania había merecido la pena. El hecho de que no me sentí bien durante dos horas y tuve que vomitar, porque había comido demasiado como siempre del sabroso buffet, no disminuyó la experiencia tan positiva que tuve. Merecidamente, el congreso fue una experiencia inolvidable para mí por haber hecho sentirme con tanta paz.

 

Gisela Tigges
Rettiner Weg 25
23730 Neustadt
Holstein
Alemania

 

Menú de este tema

Home