La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

Las etapas del viaje al más allá.

Según las personas que han estado al borde de la muerte física, hay una serie de etapas que se recorren en ese estado.

Clasificación del doctor Moody. Doctorado en medicina, autor entre otros de los libros "Life after Life" y "Reflections on Life after Life"

- Impresión subjetiva de estar muerto;

- audición de un ruido desagradable y entrada en una región oscura (túnel);

- desdoblamiento del cuerpo físico (extracorporalidad);

- encuentro con un ser fallecido;

- audición de una voz y aparición de un ser de luz;

- desfile panorámico de la vida;

- sensación de chocar una barrera;

- rechazo o no deseo de volver atrás y entrada a la luz;

- decisión de regresar a la vida;

- modificaciones fundamentales del comportamiento.

Recordemos que el doctor Moody estudió unos ciento cincuenta casos y que cosificó estas experiencias de pre-muerte en tres categorías principales:

- Las vividas por personas declaradas clínicamente muertas y reanimadas.

- Las vividas por heridos o accidentados graves que han visto de cerca la muerte.

- Las vividas por moribundos y agonizantes, capaces todavía de contar lo que sienten.

Sin embargo, las obras del doctor Moody presentan un inconveniente que es necesario subrayar: dejan suponer que en el instante de la agonía todo el mundo vive la misma experiencia "trascendente", lo cual no es cierto.

Por otra parte, coloca en el mismo nivel todos los estadios de esta experiencia sin facilitar estadísticas ni porcentajes. Observando de cerca la historia-tipo establecida por el doctor Moody a partir de la experiencia de los agonizantes, se descubre que cada estadio no se vive por todos los individuos en la misma proporción. Por ello recomiendo de corazón a los interesados en el tema, que completen los libros del doctor Moody con el del doctor Ring, que estudia además si las causas de la agonía, las razones de la muerte, modifican los relatos de estas experiencias.

Aunque, por ejemplo: EL CASO DE LOS SUICIDAS.

Kenneht Ring interrogó a numerosos suicidas fallidos. Entre esos sujetos, ninguno mencionó el fenómeno del túnel, ni vio luz brillante ni apaciguadora, ni encontró presencia de seres queridos desaparecidos, ni penetró en un mundo trascendente de gran belleza. El caso de los suicidas parece ser distinto del de los demás escapados a la muerte (accidentados o clínicamente muertos). Vale la pena dedicar unas líneas a ello.

Precisemos en principio que las observaciones del doctor Ring afectaron a 24 personas (muy poco para establecer una estadística) y que 22 de esas personas habían tomado estupefacientes o alcohol antes de su tentativa de suicidio (lo que tiene una acción neutralizante sobre las experiencias de agonía, como lo ha demostrado el doctor Osis). Sin duda porque los estupefacientes producen una amnesia y bloquean la memoria, lo que produce que los sujetos escapados a su suicidio no tengan nada que contar.

Un psiquiatra de San Francisco, David Rosen,* interrogó a ocho supervivientes del Golden Gate Bridge, el famoso puente de San Francisco, uno de los más altos del mundo y desde el que se arrojan muchos suicidas. Los resultados en la encuesta de Rosen son muy reveladores: los supervivientes vivieron todos la historia-tipo descrita por Moody y Ring.

Aunque la opinión más extendida afirma que los suicidas no conocen experiencia trascendente de la muerte porque el suicida "viola" en cierto modo la planificación de la vida, las observaciones empíricas tienden a demostrar lo contrario: En realidad, a este respecto no se ha publicado ninguna estadística seria. El doctor Ring se esfuerza en llenar esta laguna con la ayuda de Stephen Franklin. Ya en la actualidad el doctor Ring revisa sus primeras observaciones y advierte que ciertas experiencias trascendentes han sido vividas por los suicidas frustrados, incluso por aquellos que habían ingerido estupefacientes.

Por lo tanto, estas experiencias parecen que son universales y no están vetadas a nadie.

 

Menú de este tema

Home