La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

Las tres ramas de la magia.

Sin embargo, ninguna de estas divisiones citadas es completa, ya que en todas ellas quedan lagunas que es preciso ir cubriendo bien que mal. Nosotros, por nuestra parte, preferimos otro tipo de división, menos divulgada tal vez, pero indudablemente mucho más precisa que las anteriores: aquella que divide a la Magia en Adivinatoria, Ceremonial y Teúrgica.

Creemos que no hace falta explicar demasiado qué entra dentro de estos términos, pero sí sea tal vez conveniente examinar sus alcances. En esta división, la Magia se separa en tres grandes ramas, que se caracterizan por los medios que emplea, por las características del acto mágico a realizar y por los fines que busca. Y así la Magia Adivinatoria es aquella por la cual preguntamos y obtenemos una respuesta: es la geomancia, la astrología, la cartomancia... La Magia Ceremonial, por su parte, es la que engloba dentro de sí al acto mágico propiamente dicho: es aquella por la cual ordenamos y esperamos conseguir unos resultados. Es pues una magia perentoria, y constituye en realidad la base de toda la magia como tal fenómeno mágico: la hechicería, la alquimia... La Magia Teúrgica, finalmente, que podríamos definir también como "magia religiosa" (y aquí empleamos la palabra "religiosa" en un sentido distinto al habitual), es aquella última por la cual pedimos...

Preguntar, ordenar, pedir: he aquí las tres bases sobre las que se asienta toda la Magia. Naturalmente, estas tres grandes ramas se bifurcan después en otras muchas ramas más pequeñas, ramas secundarias y ramillas, que terminan desmenuzando el fenómeno Magia en fragmentos minúsculos. Pero, ¿vale la pena hacer este desmenuzamiento aquí? Creemos que no.

 

magia9.jpg (44105 bytes)

 

 

 

Menú de este tema

Home