La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

La vocación.

Es necesario que los padres, al limitar los nacimientos, tengan cuidado de no hacer daño a su propia familia o a la sociedad. La tendencia a tener la menor cantidad de hijos posible y la búsqueda de una vida fácil deben, inevitablemente, causar daños tanto a la propia familia como a la sociedad.

El creyente tiene conciencia de que el desarrollo de su personalidad por el amor no puede realizarse cumplidamente mediante sus propias energías espirituales. Pero al creer en la Gracia, ésta introduce al ser humano en el radio de la acción de Dios y su amor. Importa mucho que al perseguir el desarrollo de su personalidad y orientar su amor, el ser humano sepa insertar su esfuerzo en la acción de Dios y responda al amor del creador. Es entonces cuando el problema de la vocación encuentra una solución adecuada.

Toda persona resuelve el problema de su vocación principalmente mediante la elección de una actitud consciente y personal respecto del mandamiento de amor. Tal elección no incumbe más que a la persona; el estado de ésta (matrimonio o celibato) no desempeña aquí más que un papel secundario.

 

Actualizar menú del tema

Home