La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

CÓMO SABER SABER SI NUESTRA ORACIÓN ES CORRECTA

Podremos comprobar que a veces, cuando en estado de oración ponemos en nuestra mente la petición, la presencia de Dios desaparece. Es como si se alejara, como si funcionara otro sector distinto de la consciencia, incompatible con el primero. Podemos repetirlo varias veces, pero esto significa que lo que estamos pidiendo no está en línea con lo que Dios quiere.

En cambio, en otras peticiones, veremos que ocurre como si la petición se disolviera y quedara únicamente su Presencia y sentimos como una gran libertad o expansión, como si hubiera crecido nuestra consciencia. En ese instante está realizada la respuesta.

Y es fundamental también que demos gracias, abriendo nuestras fibras afectivas más profundas y ensanchando nuestra consciencia de presencia de Dios. El dar las gracias desde nuestro interior permite que Dios se manifieste en ese interior. Dar gracias es un medio de enriquecimiento, de ensanchamiento de la consciencia.

Muchas veces las cosas no aparecen instantáneamente, sino que necesitan un cierto plazo, o bien se presentan de un modo distinto al esperado. Debemos darnos cuenta que no podemos exigir que las cosas se hagan de un modo y no otro. El modo hemos de dejarlo a una Mente que es mucho más inteligente que nosotros y tiene una perspectiva mucho más amplia. Dice el Antiguo Testamento "Mis caminos no son vuestros caminos".

 

Menú de este tema

Home