La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

CÓMO CONSUMIR LAS ENSALADAS DE VEGETALES CRUDOS

Es necesario el consumo diario de una gran ensalada de vegetales frescos no feculentos, con preferencia justo antes de la comida principal a base de proteínas o hidratos de carbono. Además de proporcionar enzimas activas y masa fibrosa, las ensaladas de vegetales crudos son una exce­lente fuente de vitaminas, minerales, aminoácidos y otros nutrientes esenciales en su forma más asimilable.

Es muy importante consumir las ensaladas inmediatamente después de trocear sus ingredientes. Los vegetales crudos cortados y desmenuzados que se dejan reposar varias horas antes de su consumo pierden rápidamente muchos de sus valiosas enzimas y demás nutrientes a causa de la oxidación.

Presta atención al tipo de aliño que usas en tus ensaladas, sobre todo cuando vayaa a combinarlas con un plato a base de proteínas. Un exceso de aceite o vinagre, por ejemplo, perjudica la digestión estomacal de las proteínas.

Las ensaladas crudas son especialmente beneficiosas para los niños en edad de crecer, pues proporcionan un abundante suministro de ele­mentos nutritivos vitales para los huesos y tejidos en crecimiento y lim­pian los jóvenes intestinos de los desechos tóxicos creados por el con­sumo de dulces y otros “alimentos basura”.

Aunque pueda parecerte extraño, los vegetales crudos constituyen una fuente de calcio orgánico para los huesos en crecimiento mucho mejor que la leche de vaca pasteurizada y desnaturalizada que tantos médicos y padres hacen beber a los niños para este fin.

La leche contiene una gran abundancia de cal­cio, sin duda, pero la pasteurización lo vuelve prácticamente inaccesi­ble para el cuerpo. Si tus hijos presentan problemas de acné, granos y otras erupciones cutáneas, y están crónicamente estreñidos, prueba a eliminar completamente la leche pasteurizada durante algunos meses y sustitúyela por zumos frescos de vegetales crudos, sobre todo jugo de zanahoria, y juzga tú mismo los resultados. La leche al natural es igualmente buena para eliminar los problemas de la piel, pero hoy en día resulta casi imposible de encontrar. Además, al proporcionarles una verdadera nutrición que realmente llega al torrente sanguíneo y alimenta los tejidos, los vegetales crudos y sus zumos contrarrestan eficazmente la tan difundida afición a las golosinas que afecta a los niños cuyas comidas a base de alimentos elaborados y desnaturalizados fermentan y se descomponen en lugar de ser ingeridas y metabolizadas. La afición crónica y desmedida hacia los dulces es síntoma claro de una deficiencia nutricional.

 

 

Menú de este tema

Home