La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

Prácticas con los Chakras. 

Ser consciente de los chakras no es una tarea difícil, pero se requiere un mínimo desarrollo de la sensibilidad y alguna experiencia en materia de visualización para hacerlo con la debida solvencia. En principio, puede ser muy útil incluso potenciar estas dos acciones mencionadas adiestrándose en la localización de los siete centros fundamentales: dado que sabemos dónde se encuentran, es sencillo reconocer qué tipo de sensaciones producen cuando acercamos o retiramos la mano. Los chakras sanos irradian energía, que podemos sentir. En cambio, si se trata de un chakra que necesita energizarse, debe detectarse cómo un pequeño flujo de energía surge de su mano hacia el chakra en cuestión. Es asimismo recomendable que se experimente alternativamente con ambas manos para averiguar cuál es la más sensible y, por lo tanto, la más indicada para realizar cualquier ejercicio sensorial. También hay que tener en cuenta que las prácticas deben realizarse en pareja.

 

Sentir los chakras para localizarlos

· Su pareja debería sentarse cómodamente en una silla, con la planta de los pies planas sobre el suelo, las manos sobre los muslos y los codos relajados.

· Póngase de pie a un lado y mantenga la mano derecha separada de la parte frontal del cuerpo de su pareja, casi a un ancho del antebrazo, con la palma opuesta a la base de la médula espinal.

· Lleve la palma hacia el cuerpo de su pareja hasta que llegue a ser consciente de la sensación de flujo de energía en la región del chakra de la base. Debería estar ligeramente separado del cuerpo de su pareja, sin tocarlo de ninguna manera. No se preocupe si no puede localizar el chakra la primera vez; ello llegará con la práctica. Pregunte a su pareja si sus energías pueden sentirse en la región del chakra de la base. ¿Cómo se siente?

· Ahora, suavemente, alce la mano desde esta posición hasta que esté en línea con la zona sacra (opuesta a los huesos sacros), debajo del ombligo. Vea si puede localizar la energía del chakra del sacro. Observe cualquier diferencia de sensación que registre entre un chakra y otro.

· Una vez más, lenta y suavemente alce su mano hasta que la palma esté opuesta al chakra del plexo solar de su pareja, encima del ombligo. ¿Qué siente esta vez?

· Haga un descanso en este punto y hable con su pareja de lo que ambos han percibido. Su pareja debería permanecer sentada en la misma posición, preparada para continuar el ejercicio cuando ambos vuelvan a estar centrados.

· Mantenga la palma a algunos centímetros de distancia del centro del pecho de su pareja para sentir el corazón del chakra (Éste no es el mismo lugar que el corazón físico).

· Suavemente, vuelva a desplazarse hasta la garganta, las cejas y, finalmente, hasta algunos centímetros por encima del chakra de la coronilla.

· Ahora tómese tiempo para hablar de sus conclusiones antes de cambiar los papeles, a fin de que ambos puedan compartir plenamente la experiencia completa de trabajar suavemente con cada sistema de energía etérea del otro.

 

Sentir los chakras desde detrás del cuerpo

¿En qué direcciones se enfrentan los chakras? El siguiente ejercicio le ayudará a conocer la respuesta.

· Haga que su pareja se siente de costado, de modo que la espalda quede libre.

· Esta vez mantenga la palma en la espalda de su pareja. Comience en la parte opuesta del chakra de la base y vea si puede sentir energía proyectándose en esa dirección. Como antes, desplácese de chakra en chakra lenta y suavemente (un movimiento precipitado en este nivel de concentración barrería energía de uno a otro, lo cual no es el propósito del ejercicio). Después de haber alcanzado el de la coronilla, hablen de sus conclusiones.

· Tome nota de cualquier impresión visual o de otra índole que cualquiera de ustedes pueda experimentar.

· Repita el ejercicio con su pareja sentada en la posición normal. Tome nota de sus descubrimientos.

 

Su arco iris interior

Cuando las energías del sistema etéreo se desplazan a través de los chakras, envuelven el espectro visible de los siete colores. Debería recordarse que los colores se producen en un nivel etéreo y tienden a ser mucho más vibrantes que los que se perciben con la visión normal. Este movimiento de energía también simboliza nuestro propio viaje a través de las experiencia de cada chakra, de cada nivel de conciencia, en el contexto de nuestra existencia. Cuando se abordan las cuestiones con que nos encontramos en los centros se está verdaderamente realizando un viaje por la luz a través del arco iris humano. El siguiente ejercicio está pensado para echar un vistazo al arco iris interior.

Los colores reales que vemos, su cualidad y cantidad, tendrán mucho que revelar acerca del equilibrio entre el sistema de energía y el modo en que esto puede relacionarse con el estado de salud actual que se disfruta o padece. Este ejercicio puede realizarse en forma individual.

 

Sentir el color en los chakras

· Siéntese o acuéstese cómodo. Permítase relajarse y respirar de manera lenta y normal.

· Deje que su mente se centre en el chakra de la base. Una vez que esté allí, permítase "ver" lo que aparece en su "pantalla" interna. No espere que sea el color rojo. Podrían ser muchos otros colores, estar lleno de manchones o aparecer rodeando de manera irregular el borde de la pantalla. Tome nota de lo que siente o ve realmente con su visión interior.

· Limpie la pantalla y lleve su mente hacia el chakra sacro. Tome nota de lo que siente o ve allí.

· Vuelva a limpiar la pantalla y vaya de chakra en chakra hasta que llegue a la coronilla.

· Ahora tiene una imagen de lo que realmente sucede en todos sus centros de energía. Cuando tenga presente los colores que se encuentran en cada chakra equilibrado y el orden en el cual aparecen, cualquier discrepancia le revela algo sobre el estado de su organismo. A su vez, esto le revelará algo sobre usted.

· Determine qué significan los diferentes colores que aparecen en sus chakras. Por ejemplo, si hay un color naranja en el chakra del plexo solar, ¿ su creatividad o sexualidad han llegado a ser una cuestión emocional? Verde en el centro de la garganta podría significar la necesidad de expresar una cuestión afectiva, y así sucesivamente. A medida que desarrolle sus conclusiones comenzará a ver que los colores tienen mensajes importantes para usted.

· ¿Cómo se relaciona este examen con lo que sucede en su vida en este preciso momento, con el modo en que siente, con su estado de mente y salud, etc?

 

Los bloqueos de energía y sus efectos

Cada chakra es un depósito de sabiduría relacionado con sus numerosas funciones. El hecho de ponerse en contacto con la sabiduría de los centros ofrece nuevas posibilidades para la autocuración y para brindar a los demás equilibrio y armonía. No obstante, nuestra capacidad para trabajar con estas posibilidades puede verse entorpecida por barreras que podemos encontrar en muchos niveles. A menudo estas barreras adoptan la forma de bloqueos de energía.

Un bloqueo de energía en un chakra puede tener efectos de largo alcance. En los niveles sutiles, tiene un efecto nocivo sobre las áreas y cuestiones de las que se ocupa el chakra. Por ejemplo, una persona puede experimentar problemas para liberar tensiones o ponerse en contacto con su creatividad debido a un bloqueo en el chakra sacro, en el plexo solar o en el corazón, o en los tres.

En un nivel físico, esto puede afectar zonas del cuerpo a las que influye a través de su conexión, por medio de las glándulas endocrinas relevantes, con los órganos y tejidos circundantes.

Los bloqueos de energía son nuestra propia responsabilidad porque son autoinducidos. Parte de la tarea del sanador es mostrar a los pacientes cómo han bloqueado su propio sistema, a fin de que puedan entender de qué manera se ha producido su estado.

El siguiente ejercicio pone a los chakras en un estado de equilibrio, aunque su efecto es temporal.

 

Equilibrar los chakras

· Haga que su pareja se siente cómodamente, se relaje y respire con normalidad. Usted va a llevar una luz blanca y pura a través del chakra de la coronilla de su pareja y, de manera gradual, al resto de los otros chakras importantes para equilibrar el sistema.

· Sitúese a un costado de su pareja y levante las manos por encima de su cabeza, con las palmas mirando hacia dentro, a una distancia aproximada al ancho de los hombros. Pida que la luz pura de energía espiritual descienda en dirección a su pareja.

· Lentamente lleve sus manos hacia dentro, hasta que se hallen a unos tres o seis centímetros de la cabeza de su pareja, pero sin tocarla. Mantenga sus manos a esta distancia del cuerpo a lo largo del ejercicio. Puede ser capaz de sentir la luz cuando llega como un ligero temblor en las manos. Pregunte a su pareja si puede sentir la energía cuando desciende suavemente en dirección al chakra de la coronilla.

· Suave y lentamente, haga descender sus manos hacia el chakra de la frente. Pregunte a su pareja si hay alguna sensación cuando la luz pasa a través de su cuerpo. Puede haber una sensación de resistencia. Es probable que esto indique un bloqueo de energía. Si es así, pida a su pareja que "libere" esa zona para permitir el paso de la luz. No apure este movimiento.

· Lleve las manos hacia abajo a cada lado del cuerpo de su pareja, mientras visualiza la luz blanca pasando a través de cada chakra, uno por uno.

· En cada ocasión, compruebe que no haya resistencia. Nuevamente, si la hay, pida a su pareja que "libere" esa zona y permita el paso de la luz.

· Finalmente, extraiga la luz en el chakra de la base. Ahora el sistema de energía se halla en un estado de equilibrio.

 

Dispersar las energías incompatibles

La Respiración del arco iris es una respiración purificadora que despeja el aura, dispersa las energías incompatibles y tiene un efecto directamente benéfico sobre los cuerpos sutiles. Es un ejercicio excelente para realizar después del trabajo espiritual o al final del día.

 

La respiración del arco iris

· Párese con los pies a una distancia equivalente al ancho de los hombros, con las manos colgando flojas a los lados.

· Haga una respiración completa tres veces. Deje que sus hombros caigan y relaje su cuerpo. Al espirar, libérese de toda preocupación y ansiedad. Envíe el mensaje a su cuerpo de que esto es un obsequio para todo el sistema.

· Ahora visualice que puede encerrarse con siete esferas de luz coloreada del modo siguiente. Aspire lenta y profundamente. Mientras lo hace, vea la luz roja ascendiendo desde detrás de sus talones, subiendo por sus piernas hasta la coronilla.

· Al espirar vea la luz roja descendiendo por la parte frontal de su cuerpo hasta debajo de sus pies. Ahora usted está encerrado en una esfera de luz roja.

· Respire luz naranja y rodee a su esfera roja con ella del mismo modo, asegurándose de que encierre totalmente a la esfera roja y cree una esfera naranja exterior a ella.

· Respire luz amarilla y rodee a la esfera naranja.

· Respire verde y rodee a la esfera amarilla.

· Respire azul y rodee a la esfera verde.

· Respire índigo y rodee a la esfera azul.

· Respire violeta y rodee a la esfera índigo.

Ahora usted está totalmente encerrado en un maravilloso arco iris de luz. Sin moverse, pase directamente al siguiente ejercicio.

Puede seguir este ejercicio con la Esfera de protección. Esta es una capa exterior de luz dorada con la cual usted rodea su aura y, si se utiliza en conjunción con la Respiración del arco iris, es la esfera final más externa.

 

La esfera de protección

· En la aspiración, respire una brillante luz dorada y rodéese con una esfera de oro al aspirar. Ésta en una energía de fuerza y protección. Permite vibraciones positivas en su aura, pero impide que entren las negativas. Utilice este ejercicio al final del día o en cualquier momento en que sienta la necesidad de protección. Es un buen ejercicio para efectuar al final de un taller de trabajo sobre desarrollo personal o de una sesión de meditación, cuando vaya a regresar a la vida cotidiana.

 

Menú de este tema

Home