ACTIVACIÓN Y DESARROLLO DE LOS CHAKRAS

Los chakras son puntos de conexión por los cuales fluye la energía de uno a otro vehículo del ser humano.

Quienes ya estén desarrollados en este sentido, podrán ver fácilmente los chakras sobre la superficie del doble etéreo, en forma de depresiones semejantes a pequeños platos con un vórtice o punto central de acción alrededor del cual giran como torbellinos semejantes a diminutos soles de colores. Su tamaño es de unos cinco centímetros de diámetro y en el hombre ordinario tienen un brillo escaso y muy apagado, pero que puede avivarse debido a excitaciones o intensas emociones, alcanzando diferentes niveles de luz, que puede llegar a ser deslumbrante.

En el dibujo podemos ver los siete chakras, cada uno de ellos con sus radios, que determinan el número de sectores o pétalos de cada uno, y la posición que ocupan sobre el cuerpo humano. Se ha de hacer observar que los chakras no estan ubicados en los órganos físicos, sino que en realidad se hallan fuera del cuerpo humano, en la superficie del doble etéreo, como ya se ha dicho anteriormente.

Esos diminutos soles de colores giran como ruedas (chakras) de modo incesante, y por el vórtice de cada una de ellas fluye incesantemente la energía del mundo superior, la manifestación de la corriente vital dimanante del Segundo Aspecto del Logos Solar, a la que también se llama energía Primaria. Todas las modalidades de esta Energía Primaria, también llamada Energía de Vida, actúan en todos y cada uno de los chakras, si bien cada una de esas modalidades tiene predominio en diferentes chakras.

Sin esta recepción de energía por medio de los chakras, simplemente no existiría el cuerpo denso o físico, de donde se desprende que los chakras actúan en todos los seres humanos, si bien de modo diferente en cada uno, según sea su grado de desarrollo.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que los chakras difieren no sólo en brillo, sino también en tamaño según la persona. Incluso, en la misma persona, un chakra puede ser más vigoroso que otro.

 

Los grupos de los Chakras.

Los chakras se dividen naturalmente en grupos, tres grupos: inferior, medio y superior, que pueden denominarse, respectivamente, fisiológico, personal y espiritual.

Los chakras primero y segundo tienen pocas fuerzas y su función consiste en transferir al cuerpo dos fuerzas procedentes del plano físico; una de ellas es el fuego serpentino o Kundalini, y la otra la vitalidad que nos proporciona el sol.

Los chakras tercero, cuarto y quinto están relacionados con las fuerzas que por medio de la personalidad recibe el Ego; el tercero las transfiere a través de la parte inferior del cuerpo astral; el cuarto por medio de la parte superior de este mismo cuerpo; y el quinto por el cuerpo mental.

Todos estos chakras alimentan determinados ganglios nerviosos del cuerpo físico.

Los chakras sexto y séptimo, independientes de los demás están respectivamente relacionados con el cuerpo pituitario y la glándula pineal, y solamente se ponen en acción cuando la persona alcanza cierto grado de desarrollo espiritual.

 

 

chacras2.jpg (22503 bytes)

 

 

Menú de este tema

Home