La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 


La adaptación a la enfermedad.

Es posible ayudar a las personas en su adaptación a la enfermedad y en el manejo de algunos problemas asociados al padecimiento de algunas enfermedades. La enfermedad crónica y la incapacidad física y/o mental constituyen una importante fuente de estrés y malestar físico y emocional. Suponen una disminución del funcionamiento biológico y/o físico y/o emocional y la ruptura del modo habitual de vida de la persona. Entonces se hace necesario pooseer el conocimiento espiritual necesario para poder afrontar la nueva situación y adaptarse a ella.

Aquellas enfermedades o trastornos que conllevan pérdida de habilidades, ya sean cognitivas, motrices o de la capacidad física, se relacionan normalmente con una pérdida en la capacidad de autocuidado, aumento de la dependencia, disminución de la autoestima, sentimientos de culpa, disminución de las relaciones sociales, alteración de las relaciones interpersonales y de la dinámica familiar y disminución de actividades gratificantes.

La enfermedad crónica puede suponer, también, una amenaza a la vida y miedo a la muerte, una amenaza a la integridad corporal y al bienestar físico, a los planes futuros, al equilibrio emocional, al cumplimiento de roles y actividades y la necesidad de ajustarse a un nuevo entorno físico y social en muchas ocasiones. La angustia y el estrés que genera depende de su duración, forma de aparición, intensidad y gravedad, el momento en el proceso de la enfermedad y los recursos (tanto interiores como materiales) que la persona posee para afrontarla y adaptarse.

La aparición de la enfermedad también puede crear situaciones de estrés debido a sentimientos de amenaza y pérdida, a la vez que dificulta la activación y puesta en marcha de estrategias y mecanismos interiores para afrontarla. Es obvia la necesidad de que las personas aprendan el conocimiento espiritual, de modo que sean capaces de afrontar dignamente la enfermedad.

La preparación a la enfermedad antes de que surja, teniendo en cuenta el desarrollo de las distintas etapas en la evolución de la enfermedad, suele limitar el sufrimiento y el estrés y aumenta la sensación de control de la persona, evitando expectativas incoherentemente negativas.

También es necesario preparar a la persona que ya padece alguna enfermedad para que evite una aceleración de la enfermedad y que aparezca o aumente la incapacidad. Esto siempre facilita la adaptación física y psicológica a la nueva situación.

 

Menú de este tema

Home