La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

Autor del Necronomicrón.

Alrededor del año 730, en un lugar recondito llamado Damasco, fue escrito un libro conocido con el nombre de Al-Azif -El murmullo de los demonios- Azif era el término utilizado por los árabes para designar el ruido nocturno -producido por los insectos- que, se suponía, era el murmullo de los demonios. Posteriormente sería traducido por el griego Theodorus Philetas con el nombre de Necronomicon -El libro de los muertos-

Este poeta visitó las ruinas de Babilonia y los subterráneos secretos de Menfis, y pasó diez años en la soledad del gran desierto que cubre el sur de Arabia, el Rub al Khali o “espacio vacío” de los antiguos y el Dahna o “desierto escarlata” de los árabes modernos. Se dice que este desierto está habitado por espíritus que protegen el mal y por monstruos de muerte. Las personas que dicen haber penetrado en él cuentan que se producen cosas extrañas y sobrenaturales allí. Durante los últimos años de su vida, Abdul al- Hazred vivió en Damasco, donde erscribió el Al-Azif, y en donde circularon rumores terribles y contradictorios concernientes a su muerte o a su desaparición, en el año 738. Su biógrafo del siglo XII, Ibn-Khallikan, cuenta que fue asido en pleno día por un mostruo invisible y devorado de forma horrible ante un gran número de testigos aterrados por el miedo. Se cuentan también muchas cosas de su locura. Pretendía haber visto a la famosa Irem, la ciudad de los pilares, y haber hallado bajo las ruinas de cierta ciudad situada en el desierto los anales y los secretos de una raza más antigua que la humanidad. Fue un musulmán poco devoto, adorando entidades desconocidas que llamaba Yog-Sothoth y Cthulhu.

Sin lugar a dudas, este libro tiene fama de dar pie a las más grandes confusiones.

Es mencionado como un libro de conocimientos arcanos y de magia ritual que provoca locura con solo leerlo. Pero como dice el sabio. “El maestro siempre acude cuando el discípulo esta preparado”.

 

 

Menú de este tema

Home