LA AUDACIA

AUDACIA: Emprende y realiza acciones que parecen poco prudentes, convencido, a partir de la consideración serena de la realidad con sus posibilidades y con sus riesgos, de que puede alcanzar un bien.

La mala utilización de dicha virtud es, la osadía, por la cual realiza acciones poco prudentes pero no a partir de la realidad y ni mucho menos son para conseguir un bien, sólo para alimentar un egoísmo.

Por tanto, la audacia debe ser moderada por la razón. Entonces se convierte en la hermana menor de la fortaleza.

La acción rápida que conlleva la audacia es recomendable después de la reflexión previa, que es un acto de la conciencia.

La verdadera virtud de la audacia no es la imprudencia, ni osadía irreflexiva, ni simple atrevimiento. La audacia es fortaleza, virtud imprescindible para la vida del alma.

La lucha denodada dará a tu espíritu fortaleza, el andar con esfuerzo continuado hará de ti un héroe, camina siempre con la debida audacia acompañada del necesario discernimiento.
 

 

Menú de este tema

Home