La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

El aprendizaje de las habilidades cognitivas.

Las personas intelectualmente más activas, con un cociente de inteligencia más elevado, con una mayor gama de intereses, altruistas, una mayor perspectiva de futuro y un mayor número de contactos sociales llegan a la vejez con una sensación más intensa de bienestar físico y psicológico.

La actividad cognitiva, en su sentido más amplio, es básica para el sentimiento de bienestar y la salud. Los aspectos que tienen una mayor asociación con el bienestar son la inteligencia y las actividades en grupo. Por lo tanto, un aspecto esencial de la vejez saludable lo componen la formación de la persona para responder apropiadamente a sus circunstancias, a su ambiente. Es un desafío para todos el mejorar el equilibrio entre las demandas del contexto y los recursos individuales. Los problemas comienzan cuando las capacidades declinan debido a la edad y no la persona puede adaptarse a su entorno, o cuando éste se vuelve más complicado y sus recursos no le permiten responder adecuadamente al ambiente.

En estos casos, es necesario superarse, y para ello uno debe formar practicar y entrenarse, tanto interior como exteriormente. También es necesario trabajar para la creación de ambientes que estimulen y que favorezcan la autosuperación. Un buen ejemplo de ello son la realización de reuniones que tienen como objetivo el aprendizaje espiritual. También son un ejemplo los tratamientos para entrenar a las personas mayores en estrategias de memoria que compensen el declive natural que pueden sufrir.

Las aptitudes y las habilidades cognitivas pueden desarrollarse mediante entrenamientos adecuados. Es posible compensar el declive en el funcionamiento intelectual y las personas que realizan entrenamientos tienen un menor declive intelectual.

 

Menú de este tema

Home