La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

CÓMO ABRIR LA ÓRBITA MICROCÓSMICA

La apertura de la Órbita Microcósmica puede facilitarse mediante una correcta utilización de los ojos y la lengua. La lengua es el puente que conduce la energía a través de la brecha entre el paladar y la garganta. Existen tres posiciones para apoyarla: justo detrás de los dientes, hacia el centro del paladar y al fondo del todo, en la zona final blanda del techo del paladar. Esta Última posición es particularmente buena para la circulación de la energía. En el acto sexual, los amantes pueden conectar sus Órbitas Microcósmicas poniendo en contacto sus lenguas, y, si el hombre retiene el semen, pueden hacer circular interiormente sus energías a través de ambos cuerpos. Esto completa el circuito en el “cultivo dual” y hace que las energías femeninas y masculinas del hombre y de la mujer circulen de uno a otro y vuelvan a regresar, de tal manera que los genitales unidos constituyen los terminales inferiores de su Órbita Microcósmica ampliada, y las lenguas unidas los terminales superiores.

En cuanto a los ojos, el espíritu se activa haciendo girar los ojos, y la energía se activa mediante la respiración. Puedes ayudar a tu mente a dirigir la energía haciendo girar los ojos lentamente en el sentido de las manecillas del reloj hasta que llegan a las 12, para cruzarlos luego y situarlos en los ángulos interiores y hacerlos girar de nuevo hacia arriba en el sentido contrario, cruzarlos y bajarlos otra vez, hacerlos subir en el sentido del reloj, etc. Mientras giras los ojos hacia arriba, imagínate que la energía sube por el canal de la espalda, y cuando los cruzas y los haces bajar, visualiza la energía que desciende del paladar a la garganta, al plexo solar y al ombligo.

Mediante la coordinación de los ojos y el aliento durante la meditación, el espíritu y la energía se armonizan y la mente va adquiriendo gradualmente el control del flujo de la energía por la Órbita Microcósmica. Es recomendable hacer girar los ojos hacia arriba y elevar la energía durante la inhalación, elevarla desde el sacro a lo largo de la columna y llevarla hasta la cabeza durante la fase de inhalación, y dejarla bajar luego de la cabeza al abdomen durante la expiración.

Aunque puede ser a la inversa, el principio fundamental para el control del aliento y la energía durante la respiración profunda es el siguiente: En la inhalación, la energía asciende; en la exhalación, la energía baja.

 

 

 

Menú de este tema

Home