La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

La apacibilidad y la tranquila atención.
 

Gracias a los pensamientos de la clase de la que estamos expresando, el carácter y el obrar del discípulo van adquiriendo un sello de apacibilidad que constituye uno de los medios esenciales de toda educación oculta. La aspereza ahuyenta las formas anímicas en torno tuyo, las que han de abrir el ojo de tu alma; la apacibilidad remueve los obstáculos y abre tus órganos superiores.

A la par que la apacibilidad se desarrollará entonces otro rasgo anímico; la tranquila atención hacia todas las sutilezas de la vida anímica en torno, mientras se mantengan calladas las emociones del alma propia. Cuando el ser humano haya alcanzado esto, las emociones anímicas en torno suyo influirán en él de tal manera que el alma propia crece y, al crecer, se estructura tal como la planta se desarrolla bajo la luz del sol.

La apacibilidad y el saber callar, acompañados de verdadera paciencia, abren el alma al mundo anímico y el espíritu al mundo espiritual. "Permanece en la quietud y el recogimiento; cierra los sentidos contra lo que éstos te habían transmitido antes de tu discipulado; acalla todos los pensamientos que, según tus hábitos anteriores, solían fluctuar en tu ser; vuélvete interiormente tranquilo y callado, y espera con paciencia; entonces los mundos superiores comenzarán a formar tus ojos anímicos y tus oídos espirituales. No esperes poder ver ni oír inmediatamente en los mundos del alma y del espíritu, pues lo que haces simplemente contribuye al desarrollo de tus sentidos superiores; pero no serás capaz de ver con tu alma y de oír con tu espíritu, hasta tanto no poseas esos sentidos. Después de permanecer en quietud y recogimiento durante un breve tiempo, vuelve a tus tareas habituales, no sin antes compenetrarte del siguiente pensamiento : alcanzaré lo que he de alcanzar cuando esté maduro para ello. Y evita estrictamente atraer hacia ti, por arbitrariedad, algo de la esfera de las potencias superiores".

 

Menú de este tema

Home